Escucha esta nota aquí

Oriente al fin pudo festejar y lo hizo en casa ante Destroyers. Le ganó por 3-1 siendo superior casi siempre, controlando el balón en el medio y cortando el circuito que intentó generar su rival. Gran trabajo de Lucas Mugni para darle luz al juego albiverde, además de Carlos Áñez y John García que fueron vías de escape para estructurar el triunfo. Lo del cuchuqui sigue preocupando porque no encuentra la línea que lo saque de este mal momento.

Era la primera presentación en casa y había el reto de no fallar. Marcaron presencia de entrada y golpearon en los momentos clave. Intentó reaccionar Destroyers en el complemento a través de Cortes, pero no bastó, porque Oriente ya había hecho suyo el partido. Lo manejó sin problemas, con Mugni como director de orquesta apoyando a Nicolás Franco que luego de fallar varios goles, terminó marcando. A Destroyers le falta afinar en todas su líneas.

La ventaja, en la primera etapa, la tuvo Oriente. Entró metido en el partido, avisó al minuto con el zapatazo de Ribera que devolvió el horizontal y luego ganó casi todos los rebotes en el medio. Encima, contó con un Lucas Mugni inspirado, que arrancó por la raya pero que luego se metió al medio (le dejó su lugar a Sperdutti) para habilitar a Franco que en dos ocasiones falló teniendo de frente a Élder Araúz. La supremacía albiverde era evidente.

El 1-0 llegó a los 7’ luego de un tiro de esquina de Mugni, que peinaron en el corazón del área para que el balón le cayera a Gustavo Olguín. El zaguero con panorama a disposición, remató directo, la pelota se desvió en Brayan Vaca, pero no impidió que el 1-0 cayera. Hasta ahí, los de Luis Marín Camacho hacían bien los deberes. La presión continuó aprovechando que Destroyers no lograba conexión entre sus líneas y apostara solo por el empuje de Aguirre.

Álvarez gritaba desde el medio buscando que el equipo encontrara la prolijidad que exigía un partido como el de esta anoche, pero no había acierto, porque Aguirre chocó con un frontón y el único desborde de Perozo lo controló bien Nogueira. Encima, Méndez terminó tapado por Pérez ahogando la salida del rival. Pudo haberse ido Oriente con un marcador más abultado, pero Araúz salvó ante un remate de Mugni y Franco no acertó en las dos que tuvo.

En el complemento el panorama varió poco porque siguió presionando el albiverde a través de Franco que desechó una inmejorable opción de marcar a los 52’. De todas formas, el 2-0 no tardó en llegar porque a los 56’ un centro de Mugni hacia Jhon García (56’) le permitió al extremo acomodarse y cruzarle el balón a Araúz para el 2-0 parcial. Ese gol sepultó el entusiasmo de su rival porque cuando intentó levantarse, Franco (64’) puso el 3-0.

No había vuelta; Áñez y García llegaban con facilidad por las bandas y aunque Guimaraes intentó contrarrestar ataque por ataque (ya estaban José Cortes y Denilson en cancha), el panorama no varió. De todas formas cuando los de Camacho bajaron el ritmo, Cortes (70’) logró el descuento con remate de zurda aunque desde ese momento parecía todo decretado. Los cambios de Castillo, Ruiz y Marcos en Oriente fueron para darles minutos.

Al final el resultado no se movió y los albiverdes se llevaron un claro triunfo que los deja con buen panorama antes del clásico del domingo ante Blooming, que se disputará en el Tahuichi desde las 19:30. Era el partido que debían ganar para llegar bien y lo hicieron.

Comentarios