Escucha esta nota aquí

Este martes, muy temprano, Oriente emprendió su viaje a Ecuador, donde el jueves (20:45) jugará con Deportivo Cuenca el partido de vuelta por la Copa Sudamericana. Los albiverdes están obligados a ganar o en todo caso a empatar por más de dos, ya que en la ida la igualdad fue 1-1 (en el Tahuichi).

En la delegación hay 20 futbolistas, los integrantes del cuerpo técnico y dirigentes, entre los que destaca la presencia del presidente del club refinero, José Ernesto Álvarez, que confía en volver con la clasificación.

Los albiverde se reunieron en el aeropuerto de madrugada y luego de los trámites previos abordaron el vuelo de Latam que los llevará a Lima, donde harán escala antes de partir a la sede del encuentro, a la que esperan arribar en horas de la tarde.

La única baja sentida es la de Deni Bejarano, que volvió a sufrir una lesión en el tobillo derecho y estará ausente por lo menos dos semanas.

Confianza para avanzar

Tras el empate (1-1) en la ida, Oriente debe al menos igualar a un gol por lado para forzar a los penales, ya que el 0-0 clasificará a los ecuatorianos porque en caso de paridad en puntos se toma en cuenta el gol de visitante.

Ganar por cualquier resultado o empatar a dos goles, o más, dará la clasificación a los dirigidos por Eduardo Villegas.

 

Comentarios