Escucha esta nota aquí

Por: Chino Tapia

Hay vida en el fútbol más allá de la participación de la selección boliviana en las eliminatorias a Catar 2022.

Aunque para algunos la situación es complicada a raíz de los problemas económicos que atraviesan, es el caso de Oriente Petrolero, Real Santa Cruz y Blooming, que viven realidades incómodas.

Oriente Petrolero y Real Santa Cruz no retornaron a las prácticas por falta de pago de sueldos.

Ambos planteles esperaban cobrar parte de lo que les adeuda el club para regresar a los entrenamientos tras el receso por la triple fecha de las clasificatorias.

Oriente adeuda a los futbolistas los meses de julio, agosto y septiembre, e incluso dos meses de 2020.

El caso de Real Santa Cruz es más complicado porque las deudas van desde los cuatro y hasta los seis meses. Para retornar a los entrenamientos, los albos exigen el cumplimiento de por lo menos un mes de sueldo.

En Blooming existe cierta tranquilidad en el plantel porque la dirigencia está negociando de acuerdo a la propuesta de pago paulatino de tres meses de sueldo y otros dos a ser cubiertos con la cesión de terrenos.

Sin embargo, tiene un asunto urgente por resolver, porque el argentino Gervasio Núñez, que rescindió su contrato y retornó a su país, solicitó a la FIFA la quita de puntos al equipo celeste por incumplimiento de pago.

‘Yacaré’ Núñez reclama el pago de poco más de 44 .000 dólares por sus cuatro meses en la Academia.

Oriente y Real tratan de lograr un cupo en las copas internacionales, y Blooming, de zafar del descenso indirecto.



Comentarios