Escucha esta nota aquí

Una vez más, los clubes de la División Profesional no se podrán reunir para definir la reanudación del campeonato. Este jueves debían hacerlo en La Paz, pero el paro decretado por los cívicos paceños originó que se posponga la cita.

En otras ocasiones, las convocatorias no tuvieron efecto por falta de quorum, pues por normativa se necesita la presencia de delegados de nueve clubes como mínimo para que pueda desarrollarse la reunión.

La división que hay entre los clubes tuvo que ver con esas postergaciones, ya que por un lado están los denominados G8, que está conformado por The Strongest, Always Ready, San José, Nacional Potosí, Real Santa Cruz, Municipal Vinto, Aurora y Real Potosí, mientras que por el otro están los G6 que lo integran Bolívar, Oriente Petrolero, Blooming, Wilstermann, Royal Pari y Guabirá. Sus diferencias surgieron por la dualidad de poder en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Para la reunión de este jueves, el comité ejecutivo que respalda a Marcos Rodríguez como presidente de la FBF había convocado  a un consejo superior a realizarse en el hotel Camino Real de La Paz a las 9:00. A su vez, Robert Blanco, que lo respalda como titular de la FBF el fallo de un Tribunal Constitucional, también los citó en este mismo centro de hospedaje y a la misma hora. ¿Qué pudo pasar?

Lo importante es que los 14 clubes quieren que se reanude la temporada de competencia lo más antes posible y definir si es aceptable o no la propuesta económica de la empresa Turner que quiere comprar los derechos de televisión por la gestión 2021-2024 por encima de los 46 millones de dólares.