Escucha esta nota aquí

“Le pido a Dios que la FIFA tome cartas en el asunto y nos castigue”, exclamó el entrenador nacional y exmundialista, Álvaro Peña, tras la denuncia de corrupción elevada ante la Fiscalía General del Estado contra de los miembros del comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y de personas particulares. La grave denuncia fue presentada en conferencia de prensa por Marco Peredo, expresidente de la Federación y de la extinta Liga.  

Peña llegó hasta las instalaciones de la FBF en Santa Cruz para respaldar la acción de Peredo, junto a otros dirigentes y exdirigentes del balompié nacional. “Todo se maneja por atrás, pero el fútbol debe ser transparente. ¿Me pueden decir qué anterior presidente de la federación construyó una cancha?”, preguntó el también exseleccionado nacional.

Peredo expuso el recurso legal que fue presentado ante las autoridades nacionales, y también ante Conmebol, en contra de los directivos de la FBF y ajenos al fútbol por el supuesto sobreprecio en la compra del terreno de la Casa de la Verde (Centro de Alto Rendimiento de la FBF) y depósitos “irregulares” desde las cuentas bancarias federativas.

“Me alegra que aparezcan dirigentes y exdirigentes como Marco Peredo, Fabol (Futbolistas Agremiados de Bolivia) y nosotros (entrenadores de fútbol) (...). No puede ser que seamos el único país en el mundo que no podamos generar fútbol y no por la pandemia, sino porque se están velando  intereses particulares”, agregó.

El pedido de intervención de FIFA no solo es de Peña, sino de diferentes actores del balompié nacional, ya que hasta el momento el torneo Apertura no puede reiniciarse por la pugna entre Marcos Rodríguez y Robert Blanco por el sillón presidencial de la FBF.