Escucha esta nota aquí

Más fue el ruido que las nueces. El mentado Amparo Constitucional al que recurrió Robert Blanco no prosperó, y Fernando Costa sigue firme en la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol.

Fernando Costa reaccionó ante la decisión judicial de ayer en la Sala Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz y disparó munición gruesa contra quienes considera que le hacen la guerra y supuestamente lo quieren ver fuera de la FBF.

“Ahora sí ya sabemos quiénes están detrás de esta patraña; como se dice en una parte del país, se sacaron la careta”, disparó el mandamás del fútbol boliviano.

Sin identificar directamente a personas, Costa señaló que “alguna gente” conspiró para que Robert Blanco se quede en la Federación con intereses oscuros. “Incluso periodistas maniobraron y manipularon las informaciones para desestabilizarme y tumbarme”, acusó en un contacto telefónico desde EEUU con el programa paceño Deporte Total.

Dijo que, felizmente para el fútbol, “los nefastos” no lograron su propósito y más bien esa mala intención surtió efecto contrario porque ahora se ve una dirigencia unida a todo nivel, incluida las asociaciones, en defensa de la institucionalidad legalmente constituida”.

El dirigente adelantó que a partir de esta decisión judicial trabajará junto a su directiva en tres aspectos centrales: gestionar el transporte de las vacunas asignadas por la Conmebol para nuestro país, organizar la selección boliviana para sus partidos de Eliminatorias y Copa América, el retorno de las actividades de la División Profesional y darle garantías al fútbol con cambios en los Estatutos de la Federación, para que quienes atenten contra este deporte sean sancionados como corresponde.

La derrota de Blanco

Robert Blanco no consiguió hacerse de la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol, al haberle sido denegada su petición en este sentido en la audiencia que resolvió su Amparo Constitucional ante la Sala Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz.

El exdirigente de Destroyers y la FBF dijo sentirse amargado y dejó entrever que ya no insistirá más en su intención de que la justicia falle en su favor para que se le entregue la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol.

“Estamos sin justicia en Bolivia. Mis derechos han sido vulnerados al haberme expulsado de la dirigencia. Perdí primero en Sucre y ahora aquí en Santa Cruz, ahora solo me queda esperar la justicia divina porque acá no la he encontrado”, expresó.

Agradeció a exfutbolistas, como Marco Antonio Etcheverry, entrenadores y dirigentes que lo apoyaron y no han sido escuchados por la actual dirigencia, y pidió disculpas a los hinchas.

“Esto ya pasó pero el fútbol continuará”, expresó a modo de despedida Robert Blanco.

Comentarios