Escucha esta nota aquí

Blooming volvió a caer en la Villa Imperial. El miércoles pasado había sido ante Nacional Potosí (5-0) y este domingo lo hizo frente a Real Potosí por 5-0 en el marco de la octava fecha del torneo Clausura.

La academia sumó su quinta derrota consecutiva y demuestra, una vez más, que su rendimiento ha bajado en relación a la última parte del torneo pasado. Lo grato de este mal resultado celeste quizás sea el regreso del brasileño Rafinha, que no había debutado en el Clausura porque se lesionó y el debut de otro juvenil, el lateral Alex Arano.

Sorprendió en el inicio de la primera parte las variantes que hizo Erwin Sánchez en su equipo titular. Puso de lateral por derecha Alex Arano, hermano menor de Paúl, y probó con el zurdo volante José Veizaga en la mitad de la cancha. Otra novedad fue la reaparición del atacante argentino Alexis Blanco en la ofensiva, ausente en las pasadas dos fechas por un desgarre muscular en el gemelo de la pierna izquierda

En esta etapa, la academia tuvo serios problemas para equilibrar el juego. La dinámica que impuso Real Potosí ahogó toda reacción de la visita y dio pie para que Juan Vogliotti, Jaime Arrascaita y Gustavo Pinedo se erigieran en el dolor de cabeza de la zaga cruceña.

Blooming no tuvo recuperación ni tampoco gestación de juego. Le costó asumir el control de la pelota y por consecuencia Gabriel Ríos y Blanco aportaron muy poco en ataque.

En contrapartida, los Lilas presionaron y esa actitud provocó que a los 24 minutos abra el marcador mediante Vogliotti, quien gracias un centro por derecha de Arrascaita le ganó en el salto a  Agustín Sandona y de cabeza cruzó la pelota a Daniel Vaca, que solo atinó a ver cómo la pelota se entraba a su arco.

Tres minutos más tarde, otro asedio ofensivo del dueño de casa termina en un penal. Arrascaita remató fuera del área y una mano de Carrasco en el área originó que el árbitro cobre penal. La falta la ejecutó Vogliotti y anotó así su segundo gol en el partido.

Sorpresivamente, un minuto después, el árbitro no se percató del fuera de juego de Pinedo, quien recibe la pelota tras un rechazo del defensor Abraham Cabrera y en un claro off side define bien ante la salida de Vaca.

La pasaba mal Blooming con semejante goleada. No tenía reacción. Salvo el tiro libre de Joselito Vaca, a los 39 minutos, que terminó en el travesaño, después fue muy pobre su producción.

Y no se terminó ahí el sufrimiento celeste. Se jugaba un minuto de descuento del primer tiempo, cuando un zapatazo del Aldo Gallardo ahondó la herida y dejó el primer tiempo en un lapidario 4-0 en contra para los celestes.

En la segunda mitad, Erwin Sánchez buscó darle otra tónica al medio campo con el ingreso de Rafinha y Clodys Menacho. Lo consiguió porque con el brasileño en la cancha creció el juego de la visita. Esto le permitió tener más el balón y acercarse con peligro sobre el arco de Rafael Santillana.

Justamente esta situación generó que a los 69 minutos, el defensor Rodrigo Ávila le cometa una falta a Junior Sánchez, el  mejor jugador de la academia, por la que el árbitro no dudó en cobrar la falta penal.

Rafinha se puso al frente y convirtió. Esta conquista fue producto de la mejoría que venía demostrando el representativo celeste, que estaba poblado de jugadores jóvenes como Arano, Fernández, los Menacho (Clodys y César) y Veizaga.

Había otro ritmo, por lo que Blooming estaba más cerca del descuento, que Real Potosí de aumentar. Pero el fútbol da sorpresas y esto pasó con el potente zurdazo del volante Mariano Berriex, quien a los 73 minutos marcó el quinto gol para su equipo, que afianzó de esta manera una inobjetable victoria.

 

Comentarios