Escucha esta nota aquí

Real Potosí empezó a recortar su planilla de jugadores con la rescisión por mutuo acuerdo con el volante argentino Cristian Rubén Iramaz, que tuvo pocos minutos en el Apertura. En esa misma línea, los lilas dialogan con el mediocampista Marco Ríos y el atacante Dimar Ortega que ya no entrenan con el primer plantel.

Iramaz llegó como opción para apoyar la zona de contención. Estuvo en seis partidos de los cuales cuatro fueron como titular. Las lesiones le dejaron al margen del plantel y al final no convenció. La dirigencia logró un acuerdo con el jugador que ya se marchó.

Iramaz, volante de Real Potosí. Foto: Prensa Real Potosí

 

Ríos y Ortega no son parte de los entrenamientos bajo el mando del técnico argentino Fabio Espada. Ambos jugadores llegaron como refuerzos pero no aportaron para cubrir las ausencias en el equipo principal. La actual dirigencia potosino busca la rescisión por mutuo acuerdo con ambos futbolistas para evitar más demandas en el Tribunal de Resolución de Disputas de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Deudas

La dirigencia lila viene también entablando negociaciones con el ex técnico Fernando Ochoaizpur y también con el entrenador argentino Julio Zamora que pide el pago de deudas y gastos médicos por el doble infarto cerebral que sufrió en el partido ante Universitario de Sucre, el 5 de noviembre de 2017. El club potosino busca sanear todas las deudas para equilibrar la economía de la institución.