Escucha esta nota aquí

Este miércoles pueden generarse importantes novedades en el fútbol nacional por las resoluciones que emanen del congreso extraordinario convocado por cuatro miembros del comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que siguen cumpliendo su rol pese a que hay en un fallo constitucional en su contra, que les prohíbe hacerlo.

Antonio Decormis, Jaime Cornejo, Lily Rocabado y Rolando Aramayo, miembros del comité ejecutivo, llamaron a una reunión virtual a los clubes de la División Profesional y División Aficionados, amparados en el artículo 28, numeral 1 y 3 del estatuto de la FBF.

Según la agenda definida se debatirá sobre los fallos constitucionales en los que están involucrados Marco Rodríguez y Robert Blanco, que pugnan por la presidencia de la FBF; la suspensión de Blanco del comité ejecutivo por acudir a la justicia ordinaria en un asunto interno de la Federación; la confirmación de la fecha del próximo congreso ordinario para elegir al nuevo titular del balompié nacional y la conformación de la comisión de Gobernanza y Transparencia y la comisión de Ética.

A esta reunión no asistirán seis clubes de la División Profesional: Oriente Petrolero, Blooming, Wilstermann, Bolívar, Guabirá, Royal Pari, más la dirigencia de San José (miembros del  tribunal de honor) que asumió la conducción del club orureño y que fue reconocida por Blanco, que oficia de presidente de la FBF por una resolución constitucional que le dio potestad para asumir el cargo.

Este grupo de clubes, también denominados los G6, considera que el congreso de este miércoles es ilegal por quienes lo convocaron y porque pretenden consolidar la sanción a Blanco y hacer modificaciones al estatuto con el fin de garantizar la candidatura de Fernando Costas, presidente del club Always Ready, que no cumple con los requisitos para postular al máximo cargo de la FBF en las elecciones programadas para noviembre de este año.

El asunto es que esto puede suceder, tomando en cuenta que  ocho clubes de la División Profesional (The Strongest, Aurora, Nacional Potosí, Palmaflor, Real Potosí, Always Ready, Real Santa Cruz y San José con la representación de Huáscar Antezana que tiene el apoyo de este comité ejecutivo) y gran parte de las asociaciones departamentales están en la línea del comité ejecutivo.

Si esto se confirma, los miembros del G6 tienen todo listo para lanzar la Superliga del fútbol profesional. La decisión ya fue concertada, pues respaldan la gestión de Robert Blanco en la FBF y la puesta en marcha de un campeonato en el que se incorpore equipos de Tarija, Chuquisaca y Beni.

Rafael Paz y Mario Franklin Chávez, presidentes de Guabirá y Royal Pari, respectivamente, adelantaron este martes que es una salida ante tanta ilegalidad del grupo de dirigentes que encabeza Marco Rodríguez.

“Renunciaremos inmediatamente si en ese congreso modifican el estatuto para postular al presidente que quieren pese a que no cumple con la norma. Además, nosotros (G6) queremos volver al fútbol y ellos no porque deportivamente les conviene. Si la temporada se da por concluida con las 12 fechas disputadas hasta el 15 de marzo The Strongest sale campeón, Always, segundo y el resto se mantiene en la categoría y evitan el descenso. Nosotros (Royal Pari) estamos a un punto de los líderes y si se resuelve como ellos quieren podemos terminar en el sexto lugar”, dijo Chávez.

Paz criticó la actitud del presidente de Real Santa Cruz, Carlos  Sánchez, que en principio le prometió que apoyaría la legalidad y ahora se desmarcó para apoyar a Rodríguez y sus colaboradores.

“La realización de ese congreso es ilegal y todas sus resoluciones no tendrán validez”, sostuvo el dirigente azucarero.