Escucha esta nota aquí

Los futbolistas piden ‘a gritos’ que el torneo Apertura se reinicie en el país, pero la pugna por el sillón presidencial de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) entre Marcos Rodríguez y Robert Blanco sigue obstruyendo la salida a la crisis. Hasta el momento, los dirigentes de los clubes no han llegado a un consenso para reunirse con la Dirección de Competiciones y el resto del comité ejecutivo (Antonio Decormis, Lily Rocabado, Rolando Aramayo y Jaime Cornejo).

La idea es que ni Rodríguez ni Blanco convoquen a esta cita, con el objetivo de que los 14 presidentes de clubes de la División Profesional asistan. Además, se busca que estén presentes los responsables de la organización de los diferentes torneos de la FBF y el resto de los directivos del balompié nacional.

“Estamos intentando gestionar una reunión en la que estén presentes los 14 clubes, la dirección de competiciones y el comité ejecutivo para viabilizar el retorno del fútbol, establecer una fecha y dejar de lado la parte política. La idea es volver a enfocarnos en lo más importante, que es lo deportivo”, dijo a DIEZ el vicepresidente de Bolívar, Dardo Gómez.  

El encuentro de los dirigentes en pleno no será tan sencillo, ya que uno de los integrantes del G-8 ha manifestado que solo asistirán a un consejo de la División Profesional que sea presidido por Rodríguez, reconocido como presidente de la FBF por Conmebol.

“Nosotros siempre estaremos enmarcados en lo legal. Marcos Rodríguez es el presidente reconocido por Conmebol”, aseguró Andrés Costa, vicepresidente de Always Ready de La Paz.

El 15 de marzo se disputó el último partido de la División Profesional, después fue suspendida por la pandemia y hasta la fecha no puede reiniciarse. Se disputaron 12 fechas de las 26 que establece el calendario.  

Comentarios