Escucha esta nota aquí

La salud de Robert Blanco sigue siendo delicada tras haber ingresado el jueves pasado a terapia intensiva en la clínica Foianini por dos infartos que le ocasionó un derrame cerebral.

El ex presidente de Destroyers y ex vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol, según su hermano menor, Carlos, se mantiene en coma inducido por orden de los médicos que lo atienden, pues la principal objetivo es evitar la infección.

“Su corazón está estabilizado, pero su cerebro sigue inflamado. Todos los días le hacen tomografías, pero al parecer la situación no cambia. Los médicos quieren que mi hermano siga una semana más sedado porque incluso hay complicaciones en el hígado y riñones”, dijo.

Comentarios