Escucha esta nota aquí

El presidente de Sport Boys, Carlos Romero, y el de Guabirá, Rafael Paz, anunciaron en las últimas horas una importante oferta económica de la empresa S&t Sport Gtoup. Inc por los derechos de transmisión de la división profesional del fútbol boliviano durante cuatro años. La suma es nada más y nada menos que de 40 millones de dólares.

El jugoso ofrecimiento de la compañía estadounidense comprende las temporadas 2021, 2022, 2023 y 2024. Actualmente los derechos están vendidos hasta la siguiente temporada a la compañía Sport TV Rights.

Romero señaló que la nueva empresa pagará 3 millones de dólares a la firma de contrato y el resto será en cuotas que irían de la siguiente manera: los restantes 6 millones del 2021 (saldo de los primeros 9 millones) se desembolsará en cuatro pagos de 1,5 millones cada primero de los meses de enero, abril, julio y octubre.

Para la temporada 2022 la compañía se compromete a pagar 9,5 millones, en 2023 abonará 10,5 y finalmente en el 2024 cerrará el contrato desembolsando 11 millones de dólares. La empresa se hará cargo de la producción de los partidos y de la publicidad estática.

Además, según Romero y Paz, el ofrecimiento puede incrementarse a 48 millones de dólares si los partidos de Bolívar, cuando juegue de local, ingresan en el paquete de las transmisiones. “Esta posibilidad de potenciamiento económico del fútbol boliviano es algo que merece todo nuestro respaldo”, afirmó Romero.

Por su parte, Paz agregó que la oferta ya es de conocimiento de los líderes de la Federación Boliviana de Fútbol y que seguramente será analizada por los dirigentes federativos. “Esto es lo mejor que puede pasarle al fútbol boliviano. Charlé con el presidente (César Salinas) y con Robert (Blanco, de la División Profesional) y creo que es la salvación del fútbol”, indicó ‘Rafo’ Paz.

Los máximos dirigentes del fútbol nacional se reunirán el 16 de abril en la ciudad de Santa Cruz para una reunión de comité ejecutivo en la que se analizará la oferta hecha pública este jueves por Romero y Paz.

 

Comentarios