Escucha esta nota aquí

El delantero de Nacional Potosí, Pablo Nicolás Royón, es baja obligada al menos por un mes tras ser operado la madrugada de este viernes por un traumatismo complejo de nariz con fractura doble y hundimiento, que le provocó el cabezazo que le aplicó el defensor de Blooming, Jordy Candia, durante el partido del jueves en el Tahuichi.

Royón había ingresado a los 57’ del encuentro por Édzon Pérez y en una de sus primeras jugadas tuvo un forcejeo con Candia, que, molesto luego de que le sacara el brazo, le dio un golpe en el rostro que provocó la expulsión de ambos. El balón estaba lejos por lo que el árbitro sacó la roja tras ser informado por uno de sus asistentes.

“Fue traído hasta Traumaclinic y se lo operó en la madrugada; está descansando y en evaluación”, dijo Ramiro Durán, médico del club potosino. Es posible que le den de alta la tarde de este viernes o máximo hasta mañana, aunque lo que se está viendo es si retorna a Potosí o se queda en Santa Cruz ya que puede haber un sangrado en las fosas nasales.

El tiempo de baja del jugador es porque el tejido óseo debe ir dosificándose hasta que quede fuerte y el futbolista pueda desenvolverse sin riesgos. Royón se ha limitado a decir que lamenta la reacción de Candia que fue increpado tras el final del partido por los jugadores rivales. Tuvieron que intervenir ambos cuerpos técnicos para evitar más agresiones.

Todo el plantel se trasladó hasta la Villa Imperial excepto Royón y el médico Durán. La dirigencia también ha estado pendiente y a la espera de la recuperación plena del atacante para que retorne cuando antes a la ciudad. Entre tanto, el club ha pedido la suspensión del árbitro cochabambino Charles Terrazas.