Escucha esta nota aquí

A un día de terminar su servicio militar obligatorio, el ejército surcoreano ha dejado que transcienda la primera imagen de Son, jugador del Tottenham, enfundado en su uniforme militar y con el fusil al hombro.

El delantero ha recibido el número 136 para ser identificado dentro de la Novena Brigada del Cuerpo de Marines del ejército de Corea del Sur, con los que ha pasado tres semanas entrenando en la isla de Jeju con munición real e incluso expuesto a gases lacrimógenos.

El proceso de formación, que acabará este viernes, fue reducido desde los 21 meses obligatorios a menos de un mes. Un mérito que se ganó por otros servicios a la nación al proclamarse campeón de los Juegos Asiáticos de 2018.

Son Heung-Min Son acabará este viernes su formación y tratará de regresar a Reino Unido para incorporarse cuando pueda al trabajo en con el Tottenham aunque será después de pasar la cuarentena obligatoria de 14 días tras su llegada impuesta a cualquier persona que entre a día de hoy a Reino Unido. El ejército surcoreano está a pocas horas de licenciar a uno de sus más ilustres artilleros. (AS)