Escucha esta nota aquí

Desde el miércoles pasado, los jugadores de San José de Oruro permanecen en paro de actividades presionando a los dirigentes para que cumplan la promesa que les habían hecho de pagarles el 50% de uno de los sueldos que les adeudan.​

El plantel había retornado a las prácticas el lunes de la presente semana luego de que el campeonato de la División Profesional había quedado suspendido por decisión de 10 clubes a causa del amparo al que recurrió el exdirectivo Robert Blanco.

El trabajo retornó pese a que no se realizaron pruebas para detectar si algún miembro del plantel era portador del coronavirus.

Apenas dos días después de reanudadas las prácticas, los futbolistas decidieron suspender los entrenamientos porque ya se había cumplido un mes de gestión del nuevo presidente Sebastián Bueno y su directorio.

Pese a las promesas de la nueva directiva, no les pagaron ninguno de los meses adeudados por concepto de sueldos.


Comentarios