Escucha esta nota aquí

San José dio licencia de 31 días de descanso a sus jugadores para retornar al reinicio de prácticas desde el 24 de junio con miras al torneo Clausura 2018. La elección del tiempo de reposo surge porque los orureños salen del trajín de la seguidilla de partidos del torneo Apertura y la participación en Copa Libertadores donde fueron eliminados en el grupo D.

El trabajo estará bajo el mando del técnico chileno Miguel Ponce que tiene confianza plena de la dirigencia para seguir en el cargo. El entrenador tendrá el tiempo para realizar el reforzamiento físico y el trabajo táctico en la corta pretemporada.

En el parate, los santos buscaran recuperar a su plenitud a los volantes de marca: Helmut Gutiérrez (desgarro en el mulso derecho), Kevin Fernández (golpe en el pecho), el juvenil Jorge Añez y Ronald Segovia, que terminaron con contracturas musculares.

De la misma forma, se realizará el control de la recuperación del enganche Javier Sanguinetti (tromboflebitis venosa superficial) y el extremo Edivaldo Rojas que fue operado en la rodilla izquierda.

Opciones para el Clausura

Aunque las lesiones le pasaron factura a San José, el cuerpo técnico contará para el torneo Clausura con los retornos del defensor argentino Marcos Barrera (fractura peroné pierna derecha) y el extremo nacional Miguel Suárez (operación rodilla derecha), quienes se recuperaron de sus lesiones.

Aunque ya estaban recuperados en las últimas semanas, Ponce no quiso exigir a ambos jugadores para que jueguen los últimos partidos del Apertura, a excepción de Barrera que fue solamente convocado para el último partido contra Guabirá. El retorno del mendocino es el más esperado para darle seguridad a la zaga orureña.