Escucha esta nota aquí

El tenso duelo entre Santos e Independiente por la vuelta de octavos de final de la Copa Libertadores este miércoles en Sao Paulo fue suspendido en el minuto 81 (tres minutos antes fue paralizado el juego), con el marcador 0-0, debido a los enfrentamientos de los hinchas con la policía y el lanzamiento de petardos al campo de juego.  

Ante la falta de seguridad, el juez chileno Bascuñan abandonó el gramado con sus asistentes cuando aún no se había completado este duelo que ya arrancó marcado por la polémica, horas después de que la Conmebol le diera el triunfo del partido de ida a Independiente (3-0) como castigo al 'Peixe' por la alineación irregular del volante Carlos Sánchez.

Algunos fanáticos de Santos fueron detenidos por ingresar al campo de juego del Pacaembú

Con este resultado y pese a los incidentes, Independiente se clasificó a los cuartos de final. El conjunto rojo de Avellaneda, que este martes se permitió el lujo de perder un penal en el minuto 45, se enfrentará en la instancia de los ocho mejores con el vencedor del duelo entre los también argentinos Racing y River Plate, por lo que habrá al menos un representante de ese país en las semifinales del torneo.

La policía brasileña detuvo a varios aficionados que ingresaron al campo de juego del estadio Pacaembú. Ante el ambiente hostil, la terna arbitral decidió la suspensión del lance entre dos de los favoritos al título de la Libertadores.

Comentarios