Escucha esta nota aquí

Lionel Messi acudió al centro de entrenamiento del Barcelona este lunes para reintegrarse al equipo, casi dos semanas después de enviar un burofax en el que anunciaba al club su intención de buscar un nuevo destino y tres días después de rectificar para decir que continuaba.

El argentino apareció conduciendo en la ciudad deportiva Joan Gamper justo después de las 16:00 (10:00), constató un periodista de la AFP, para asistir a su primer entrenamiento junto con el nuevo técnico azulgrana, Ronald Koeman.

Messi concedió una explosiva entrevista el viernes al medio Goal.com en la que anunció que continuaba en el Barcelona para evitar ir a juicio, pero fue muy crítico con la directiva del club.

"La decisión llevaba pensándola mucho tiempo. Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra", dijo el seis veces Balón de Oro, de 33 años.

De esta forma Messi cumplirá el último año de su contrato y al final de la presente temporada podrá elegir destino de forma libre, sin que se tenga que pagar traspaso.

La semana pasada el argentino no había acudido a los primeros entrenamientos del Barcelona como una señal de que había decidido salir.

Ahora Messi regresa y presumiblemente lo hará sin dos de sus mejores amigos de la plantilla, Luis Suárez y Arturo Vidal, con los que Koeman no cuenta, según los medios, y que podrían continuar su carrera en el fútbol italiano.

La última vez que Messi fue visto con los colores azulgranas fue en los cuartos de la Champions, cuando el Bayern Múnich, a la postre vencedor, eliminó al Barça con un histórico 8-2.

"Quiero competir al máximo nivel, ganar títulos, competir la Champions -ha ganado cuatro-. La puedes ganar o perder, porque es muy difícil, pero hay que competir. Por lo menos competirla y que no nos pase lo de Roma, lo de  Liverpool, lo de Lisboa (partido contra el Bayern). Todo eso me llevó a pensar esa decisión que no llevé a cabo", argumentó Messi el viernes a Goal.com desde su casa en Castelldefels (afueras de Barcelona).