Escucha esta nota aquí

Se viene otra semana conflictiva en el fútbol boliviano a consecuencia de la dualidad de poder en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), generado por Robert Blanco y Marcos Rodríguez, que se atribuyen la presidencia del ente matriz del balompié nacional.

El panorama es muy delicado y candente, pues trascendió que si las marcadas diferencias persisten se podrían tomar medidas que afectarán a la selección nacional, que se alista para jugar sus partidos por las eliminatorias, y que podría, además, desencadenar en la creación de la Superliga de parte de los clubes que no apoyan la presidencia de Rodríguez.

Los procesados

Este lunes bien temprano, a las 8:15, tendrá que presentarse Rolando Aramayo, uno de los cinco miembros del comité ejecutivo de la FBF, en las oficinas del Ministerio Público en Santa Cruz. 

Debe hacerlo porque el martes fue citado por María Carmen Roca Mercado, fiscal de materia de la Unidad Especializada en Persecución de Delitos de Corrupción, en el marco de la investigación que iniciará por el delito de Desobediencia a Resoluciones en Acción de Defensa y de Inconstitucionalidad.

Aramayo, al igual que Marco Rodríguez, Lily Rocabado, Antonio Decormis y Jaime Cornejo afronta un proceso penal por el incumplimiento al fallo de un Amparo Constitucional que Robert Blanco presentó en la Sala Constitucional Segunda del Tribunal Departamental de Santa Cruz  para ser reconocido como presidente de la FBF. 

Por este motivo cada uno de estos directivos desfilará esta semana por el Ministerio Público.

Aramayo anunció que este lunes se presentará en el horario fijado junto a su abogado.

Consejo superior

Otro acontecimiento que genera expectativa son las sendas reuniones virtuales de consejo superior de la División Profesional que fueron convocadas por Blanco y Rodríguez, respectivamente.

La cita del dirigente destroyista es para este lunes a las 10:00. El orden del día contempla el tratamiento de cuatro puntos: consideración del reinicio del campeonato, modificación de la convocatoria y reglamento del campeonato 2020, análisis de los protocolos de bioseguridad y situación de los derechos audiovisuales.

Entre tanto, Rodríguez citó a los dirigentes para el martes, a las 9:00. Son siete temas a tratar, similares a los que menciona Blanco, pero también incluyen la aprobación del acta anterior, correspondencia recibida e incorporación de las nuevas reglas de juego.

La Superliga

Los presidentes de Bolívar, Wilstermann, Oriente Petrolero, Blooming, Guabirá y Royal Pari, también denominados G6, apoyan la posición de reanudar el campeonato 2020 una vez pase las elecciones nacionales del 18 de octubre con el fin de definir la distribución de premios (cupos a Copa Libertadores y Copa Sudamericana), más los descensos de categoría.

Este grupo, que respalda a Robert Blanco como presidente, planteó que si el resto de los equipos de la División Profesional (The Strongest, San José, Always Ready, Aurora, Nacional Potosí, Palmaflor, Real Potosí y Real Santa Cruz), denominados los G8, deciden que la temporada se suspenda y que los premios se distribuyan de acuerdo a la posición que quedaron los equipos al término de la fecha 12 del torneo Apertura, entonces darán pie a la creación de la Superliga y ordenarían el repliegue de sus jugadores que están con la selección nacional.

¿Se dará? Lo sabremos en el transcurso de la semana.