Escucha esta nota aquí

Tras el empate (2-2) de visitante de Bolivia ante Paraguay, uno de los más motivados es el entrenador César Farías, aunque es consciente de la necesidad de mejorar mucho más para soñar con una clasificación al Mundial de Catar 2022. Por algo se comienza, y la igualdad ante los guaraníes es una señal que se puede apostar por resultados positivos de visitante y de local. Es el primer punto que la Verde consigue en Asunción en 10 encuentros oficiales.

Farías pone mayor énfasis en el escaso roce internacional de los seleccionados nacionales y por eso ha pedido jugar la mayor cantidad posible de partidos amistosos antes de la quinta y sexta fecha de la clasificatoria sudamericana, ante Perú, de local, y contra Uruguay, de visitante, el 25 y 30 de marzo de 2021, respectivamente.

Urge recuperar terreno luego de perder los tres encuentros iniciales, sobre todo los de local ante Argentina (1-2) y Ecuador (2-3). Ante esta necesidad, Farías adelantó, tras el partido con Paraguay, que en marzo se verá a otra Bolivia, confiando también en que la crisis dirigencial en la FBF se solucione lo antes posible para que no siga afectando su trabajo, como sucedió en los meses anteriores.

La intención es que se concreten tres o cuatro amistosos por cada concentración de la selección. De esa manera, los jugadores tendrán ritmo de competencia y roce internacional que principalmente influyeron en las derrotas ante Ecuador y Argentina en La Paz. Para llevar adelante su plan, Farías necesitará del apoyo de los clubes para que cedan a sus jugadores en fechas que no sean FIFA.

Otro aspecto que ayudará al trabajo del venezolano es la reanudación del torneo Apertura, que podría ser a finales de este mes. Así los convocados a la selección tendrán ritmo de competencia. “Con los jugadores de Bolívar y Wilster mejoramos el rendimiento ante Ecuador, pese a la derrota”, sostuvo el atacante y goleador Marcelo Martins.

Llegada de madrugada

Con nuevos ánimos la selección nacional llegó al país la madrugada del miércoles. Los primeros en dejar la delegación fueron los legionarios. Luego siguieron el mismo camino los jugadores de equipos de Santa Cruz y de Cochabamba.

Los que militan en equipos de La Paz continuaron viaje. Por el horario, poca prensa fue a recibirlos. Lucían cansados por lo poco que durmieron y por el desgaste que tuvieron ante Paraguay.