Escucha esta nota aquí

¿Hay un efecto negativo en el organismo de los jugadores que bajan de la altura al llano? Claro que sí, y por ello es que el DT de la selección boliviana, César Farías, dispuso de un trabajo de cuatro días de adaptación, dos en Santa Cruz y dos en San Pablo, de los futbolistas que jugarán ante Brasil, el 9 de octubre, en el inicio de las eliminatorias de Catar 2022.

Cuatro días es lo mínimo exigido para no quedar expuestos a dolores de cabeza, hinchazón de las piernas y agitación prematura. Esos tres inconvenientes fueron mencionados por dos especialistas como los principales síntomas que pueden llegar a sufrir los futbolistas por haber entrenado a 3.600 metros sobre el nivel del mar y luego bajar al llano. Estos malestares desaparecen en poco tiempo de entrenamiento (4 o 5 días) a menos de 1.000 metros de altitud.

“El líquido intersticial pasa de la parte interna a la externa, y ahí se comienzan a formar edemas en lo miembros superiores e inferiores. Ahí vienen los dolores de cabeza, mareos y las piernas se hinchan”, sostuvo Érick Koziner, el médico de Alway Ready.

El galeno ha vivido esa experiencia con los jugadores del club alteño, que juega de local en el estadio Municipal de Villa Ingenio, situado a una altitud de 3.900 metros sobre el nivel del mar. “Los futbolistas tienen estos males, cada vez que vamos a jugar al llano”, sostuvo. Always Ready debe visitar en un torneo cinco veces Santa Cruz, donde la altitud promedio es de 416 metros sobre el nivel del mar.

Alex Antezana, médico de Wilstermann, agregó que “son comunes estos efectos entre los jugadores que van de la altura al llano. Para combatirlos hay que darle al futbolista mayor cantidad sodio, que lo hará retener el líquido para que no se deshidrate rápido”. El aviador juega de local a 2.582 msnm.

Para el inicio de las eliminatorias, la Verde jugará de visitante en el estadio Neo Químico Arenas (exArena Corinthians), ubicado en la ciudad brasileña de San Pablo, cuya altitud promedio es de 760 msnm. El encuentro ante la verdeamarilla se dará después de una larga concentración de la Verde, que comenzó el 17 de agosto en Santa Cruz, con 31 convocados. Tras 25 días, el trabajo continuó en La Paz, donde el equipo nacional ha estado en las últimas tres semanas.

Otro aspecto positivo de llegar con anticipación al llano es que hay que acostumbrarse a la velocidad del balón que es diferente en la altura y en el llano. “Lo sufren principalmente los arqueros, que son los más damnificados, pues si no calculan bien pueden cometer errores garrafales. Ellos deben acostumbrarse rápido al recorrido de la pelota”, sostuvo Koziner.

Listo el plan

Para contrarrestar los efectos de bajar al llano, la selección entrenará hoy en La Paz y luego por la noche (19:00) se trasladará a Santa Cruz. Aquí realizará dos prácticas, la primera será mañana y la segunda, el martes.

Ese día (18:30), la Verde viajará en vuelo chárter hasta San Pablo. En la misma jornada, por la noche, llegará a la sede del partido por las eliminatorias para dirigirse directamente al hotel Pullman de Guarulhos, que está ubicado a 20 minutos de la cancha de entrenamiento y del estadio Neo Químico Arenas.

En la ciudad brasileña, Bolivia entrenará el 7 de octubre y realizará el reconocimiento de la cancha del estadio un día después. Así quedará lista para el partido a disputarse el 9 (20:30) y que será sin público. La idea es volver a Bolivia tras el encuentro, ya pensando en lo que será el enfrentamiento de local contra la Argentina de Lionel Messi, el 13 de este mes.

La concentración – Fechas

17 de agosto. Comienza la concentración de la Verde en Santa Cruz, con 31 jugadores.

10 de septiembre. La selección llega por la noche a La Paz, tras 25 días en Santa Cruz.

4 de octubre. Entrena en La Paz y luego parte por la noche a Santa Cruz.

6 de octubre. Realiza la práctica en Santa Cruz y luego viaja a San Pablo. Llega por la noche.

9 de octubre. Juega ante Brasil y se vuelve inmediatamente a Bolivia.