Escucha esta nota aquí

De manera sufrida, Alemania se metió en los octavos de final de la Eurocopa, como segunda del grupo F, con un empate 2-2 contra Hungría, que fue ganando la mayor parte del partido, disputado este miércoles en Múnich.

Adam Szalai dio la primera sorpresa de la noche al marcar el primer gol de Hungría de cabeza (11). Alemania tardó en empatar, pero lo consiguió por medio de Kai Havertz (66), aunque inmediatamente después András Schäfer (68) volvía a poner a los magiares por delante.

Cuando el partido ya estaba en su recta final, Leon Goretzka (84) marcó el segundo de los germanos, que les salvó de la eliminación.

Además del 2-2 entre Alemania y Hungría, Francia y Portugal firmaron el mismo resultado este miércoles en Budapest.

Por tanto, el 'grupo de la muerte' terminó con Francia como primera de grupo con 5 puntos, seguida de Alemania, con 4, los mismos que los lusos, quienes pasaron a octavos como uno de los mejores terceros.

Hungría quedó colista con 2 unidades, siendo una de las sorpresas de esta Eurocopa a pesar de queda fuera.

No fue posible olvidar los incidentes de las últimas horas en torno al partido. Un activista saltó de las gradas al terreno de juego con una gran bandera arcoíris mientras se interpretaba el himno de Hungría.

- Szalai en plancha -

El martes la UEFA no había autorizado a la ciudad de Múnich a iluminar el Allianz Arena con los colores arcoíris de la comunidad LGTB, como protesta por la política del país magiar contra las minorías sexuales.

El incidente del activista desconcentró a los húngaros, que golpearon primero.

Roland Sallai puso un centro profundo desde la derecha y Szalai se coló entre los centrales para tirarse en plancha y cabecear a gol (11).

Alemania se dispuso a controlar la posesión y no tardó en asediar el arco húngaro. El central Mats Hummels mandó al larguero un cabezazo luego de un córner sacado por Joshua Kimmich (21).

Justo después, Matthias Ginter recibió en el área pequeña pero el arquero Péter Gulacsi logró detener en dos tiempos.

Los teutones encerraron a Hungría, que de vez en cuando daba algún coletazo al contrataque, como en un chut de Sallai en la frontal del área germana que obligó a estirarse a Manuel Neuer, quien volvió a portar un brazalete de capitán con los colores arcoíris (39).

- Inglaterra a la vista -

Tras el paso por vestuarios ningún equipo renunció a marcar un gol más. En un golpe franco botado por Kimmich, Gulacsi hizo una espantosa salida para despejar y dejó su portería franca para Havertz, que perforó las redes luego de que se la pusiera Hummels (66).

Pero el alivio de Alemania, que acababa de ponerse segunda en la tabla, se desvaneció al momento. Hungría sacó de centro, pilló a la defensa germana descolocada y, después de una pared con Szalai, Schäfer anotó con un suave cabezazo aprovechando la mala salida de Neuer (68).

La incrédula celebración de Schäfer explicaba a la perfección la sorpresa enorme que estaba aconteciendo en Múnich.

Los dirigidos por Joachim Löw fueron en tromba a por el tanto del empate. Después de intentos infructuosos, Jamal Musiala, recién ingresado al terreno de juego, sirvió desde la izquierda, Timo Werner no alcanzó a conectar y el balón le cayó a Goretzka para fusilar raso con la diestra (84).

Un gol que metió sobre la bocina a Alemania en octavos de final, donde le espera Inglaterra el próximo martes (12:00 hora de Bolivia) en el estadio londinense de Wembley.

Comentarios