Escucha esta nota aquí

“Suspensión de toda actividad referil por 90 días”, ese es el castigo para el árbitro cochabambino Carlos García que no registró la tarjeta amarilla que le mostró a Carmelo Algarañaz, en la victoria de Always Ready sobre Destroyers (1-3) el miércoles 11, en Santa Cruz. El error desató la polémica, pues era la quinta cartulina del delantero que debió estar suspendido para la siguiente fecha.

La Comisión de Árbitros de la Federación Boliviana de Fútbol le informó a García sobre su castigo, a través de un documento en el que se detalla el motivo de la medida “Amonestó al jugador número 17, Carmelo Algarañaz, del club Always Ready y dicha amonestación no fue consignada como tarjeta amarilla en la planilla del partido ni en el sistema Comet”, dice parte del oficio.

La preocupación va más allá, pues Algarañaz fue un jugador clave en la victoria frente a Blooming (3-0) y derivó en que el club celeste observe en el encuentro disputado en el estadio Municipal de El Alto. “ (...) ocasionando con este accionar, el reclamo y acciones del club Blooming en contra de la Federación Boliviana de Fútbol y esta comisión”, finaliza la explicación.

También quedan fuera de actividad, por el mismo tiempo, Alaín Ledezma Ramírez (1er asistente, de Cochabamba), Santos Conde Canales (2do asistente, de Potosí) y Santiago Silva Fernández (cuarto árbitro, de Santa Cruz).

El descargo de García

García aseguró a DIEZ, vía WhatsApp, que fue una equivocación y que no fue una acción planificada o con algún fin en particular. “Error de escritura, no se hizo de mala manera ni por perjudicar a nadie”, dijo el árbitro que tendrá que esperar tres meses para volver a las canchas.

“En sí, coordinamos los cuatro, más el planillero, lamentablemente al hacer el informe no figuraba en la amarilla”, contó García que no dio mayores explicaciones por lo sucedido, ya que se encontraba por ingresar a una capacitación.