Escucha esta nota aquí

El director técnico de Uruguay, Oscar Tabárez, reconoció la "gran desazón" de su equipo, tras la goleada 3-0 sufrida el martes en La Paz ante Bolivia, en la eliminatoria sudamericana para Catar-2022, pero dijo que no "tirará la toalla".

"Hay una gran desazón, yo me siento así también", afirmó el adiestrador, de 74 años, durante la conferencia de prensa tras el encuentro disputado en el estadio Hernando Siles de La Paz, a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Uruguay se quedó estacionado con 16 puntos y cayó al séptimo lugar del clasificatorio.

En la recta final de partidos que otorgan cuatro boletos para el próximo Mundial y uno para la repesca ante un seleccionado de otra confederación, el timonel reconoció que "quizá dependa cada vez menos de nosotros".

"Lo único que queda es mirar para adelante y seguir luchando (...) hay que seguir trabajando no cabe otra cosa, la manera de revertirlo es salir del momento en que estamos", afirmó el director técnico.

Pausado en las repuestas, indicó que "hoy no hay discusión para el resultado del partido" y que sabían la presión que Bolivia iba a hacer en la altitud de La Paz.

Fue consultado si pondrá su cargo a disposición, tras acumular la cuarta derrota al hilo (ante Bolivia, dos veces ante Argentina y una ante Brasil), pero respondió con un tajante "no".

"No considero irme, tirando la toalla, ya lo dije anteriormente", remachó.

En la próxima doble fecha, entre fines de enero y principios de febrero de 2022, Uruguay enfrentará a Paraguay en Asunción y luego será local ante Venezuela.


Comentarios