Escucha esta nota aquí

Bolivia empezó la cuenta regresiva para los partidos de la séptima y octava fechas de las eliminatorias de la Copa del Mundo 2022, pero está verde, muy verde todavía por la falta de preparación.

Le quedan solo seis días para armar el equipo y ponerse a punto para recibir el 3 de junio a Venezuela en el estadio Hernando Siles, en encuentro que cobra mayor importancia por la pobre campaña realizada hasta la fecha y que dejó sin margen de error al seleccionado en la carrera hacia Catar.

El equipo boliviano va armándose a cuenta gotas. Empezó en silencio y de manera sigilosa con apenas seis jugadores los primeros dos días.

Ayer se sumó Luis Haquín, el zaguero del Melipilla de Chile, que se presentó en el predio de Always Ready, en la localidad Huarina, para ponerse a órdenes del entrenador César Farías.

El zaguero cruceño se unía a Boris Céspedes, que llegó del Servette de Suiza; a Adrián Jusino, que vino del AE Larissa de Grecia; a Óscar Ribera y Erwin Sánchez, de Blooming; a Luis Barboza, de Aurora; y a Henry Vaca, de Oriente Petrolero.

Anoche era esperado Marcelo Martins, el capitán, referente y figura del equipo nacional en la actualidad, que recibió la autorización del Cruzeiro para incorporarse a la Verde.

Ocho de los veintiséis jugadores que convocó el director técnico para enfrentar inicialmente a Venezuela, y luego a Chile, el 8 de junio, en Santiago.

A último momento se anunció en las redes sociales la convocatoria del mediocampista Danny Bejarano, del Lamia FC de Grecia, aunque la página oficial de la Federación Boliviana de Fútbol no dijo nada al respecto.

Bejarano era una de las llamativas ausencias en la nómina oficial. Con él, serían 27 los citados en esta ocasión.

Bolivia va a paso lento en su andar, tomando en cuenta que los rivales no perdieron el tiempo y trabajan con mayor antelación para estas fechas de eliminatorias.

El equipo nacional está tan verde como el color de su camiseta por falta de entrenamientos y porque los últimos amistosos dejaron un saldo negativo.

No le queda otra alternativa que madurar a la rápida para sacar adelante dos partidos que marcarán su suerte en las clasificatorias al Mundial de Catar.

Tiene apenas un punto, está lejos hasta de la zona de repechaje.

Comentarios