Escucha esta nota aquí

Llegó la esperanza de sacar adelante el partido. A los 67 minutos, Marcos Riquelme logró descontar para Bolívar y pone el partido 1-2 un resultado que lo puede manejar para llegar a la paridad y hasta el triunfo.

Hasta los 60 minutos, el panorama era muy complicado para la academia paceña. Había recibido el segundo gol en contra. Fue un verdadero garrotaso por la calidad de la anotación del volante Gabriel Menino, que desde aproximadamente 25 metros remató con tanta pontencia que la pelota ingresó por uno de los ángulos del arco que custodia Javier Rojas. Imposible de atajar.

Era otro balde de agua fría para el equipo que dirige Claudio Vivas, que  no mostraba consistencia en su fútbol más allá de que en este segundo tiempo ingresó Miguel Ábrigo para reforzar el ataque.

Hacía lo que puedía e intentaba llegar sobre zona rival. La más clara se había registrado a dos minutos de recibir el segundo gol en contra, cuando Erwin Saavedra quedó de cara al arco, tras pase de Juan Carlos Arce, y su remate pasó cerca.

La reacción llegó después y se consolidó con la conquista de Riquelme. Bolívar ahora quiere más.