Escucha esta nota aquí

La actualidad que vive el estadio de Yacuiba Ovidio Messa Soruco es penosa, no se parece en nada con la fiesta que se vivió el 27 de marzo de 2017, cuando en su inauguración hubo una gran fiesta, con sus graderías llenas y un partido de fútbol entre Bolívar y el local Perolero. Estuvo presente el presidente de Bolivia de ese momento, Evo Morales Ayma, impulsor de su construcción, cubriendo el Estado gran parte de su costo total: $us 20.000.000.

Desde su inauguración ya pasaron poco más de tres años y medio, de los cuales los últimos ocho meses estuvo en el abandono, sin mantenimiento, y ello provocó que el gramado se dañe. No solo eso, al coqueto y moderno escenario, como lucía en su inauguración, le falta un pintado y el arreglo de varias calaminas, que cuando el viento es fuerte el crujido de las mismas no deja dormir a los habitantes de las casas de los alrededores.

Ante las denuncias en las redes sociales por el descuido del escenario, la Gobernación Regional del Chaco inició las obras de mejoras, que tardarán poco más de un mes, y por ello se espera que en enero vuelva el fútbol al estadio. “Desde marzo no realizaron mantenimiento y nosotros ya habíamos hecho notar el descuido, pero no nos hicieron caso”, sostuvo Álex Villagómez, presidente de la Liga Provincial de Fútbol de Yacuiba.

Con los primeros trabajos en el estadio las mejoras se hicieron notar. Las obras comenzaron hace ocho días. Foto: Internet

Hace siete días un grupo de dirigentes de los 23 clubes que aglutina esta liga provincial, y algunos periodistas de la población fronteriza, llegaron hasta las puertas del escenario para que los dejen entrar y así verifiquen el estado de la cancha y otros ambientes, pero no les permitieron el ingreso. Se fueron molestos con la promesa de que al día siguiente les abrirían las puertas, como al final pasó. Su preocupación es porque la falta de mantenimiento está dañando no solo a la cancha, sino también a la infraestructura.

¿Quién lo administra?

Como el terreno donde está construido el estadio es de la Liga Provincial, tras su inauguración hubo la posibilidad de que se haga cargo de la administración, pero significaba un gasto de unos $us 5.000 mensuales. “Por ese motivo fue que el escenario lo administra la Gobernación Regional del Chaco, Yacuiba”, dijo Villagómez.

Las obras de recuperación del gramado se iniciaron hace ocho días y consisten principalmente en la recuperación del gramado. Para ese trabajo colocarán químicos para tratar el césped, que en partes luce seco y amarillento. Aunque no se detalló los otros trabajos que se harán, deberían apuntar a la refacción del techo y al pintado de las graderías.

Así fue el marco humano, cuando se inauguró el moderno estadio yacuibeño el 27 de marzo de 2017

Un año de primera

Solo un año fue ocupado para los partidos de la División Profesional, cuando Petrolero, que ascendió en 2014, jugó nueve encuentros en 2017. Ese año también disputó allí la Sudamericana. Luego, al final de la temporada, el equipo yacuibeño descendió y el escenario se lo ocupó para encuentros de la Liga Provincial y algunos torneos departamentales de Tarija, como el sub-19 que ganó Yacuiba en 2019, clasificándose para el Nacional. En el año de su apertura, la selección nacional, dirigida por Mauricio Soria, también jugó un amistoso ante Nicaragua (3-2).

Petrolero no le dio demasiado uso al estadio. Su presidente, Federico Ibarra, por lo general lo hacía jugar en su escenario, ubicado en Campo Pajoso, en las afueras de Yacuiba. Solo disputaba en el escenario principal los encuentros que llevaban más público.

De taquito

Liga numerosa. La Liga Provincial de Fútbol de Yacuiba cuenta con 23 clubes, los cuales tienen cada uno alrededor de 65 jugadores, entre categorías mayores y menores.

Clave para su construcción. El ascenso de Petrolero en 2012 impulsó el proyecto de construcción del estadio yacuibeño. El equipo estuvo solo un año en primera y volvió al profesionalismo en 2014. En 2017, antes de descender, jugó 9 partidos en el nuevo escenario.

Amplio. La infraestructura del estadio fue utilizada para albergar a los contagiados de Covid-19. Cuenta con ocho dormitorios para delegaciones y cuatro dormitorios para jefes o encargados de delegación.