Escucha esta nota aquí

Blooming dio la sorpresa de la jornada con el gran triunfo que logró de visitante sobre Wilstermann por 1-0.

Pablo Luján marcó solitaria conquista a los 38 minutos. Primera victoria de la academia, que en la primera fecha, con un equipo diezmado, sufrió una dolorosa derrota por 7-0 ante Bolívar en el Tahuichi

Esta vez con toda su plantilla, porque la FIFA le levantó la sanción disciplinaria que le impedía habilitar jugadores, Blooming fue diferente y contundente ante un rival que había ganado en su debut a Royal Pari en la capital cruceña.

La presión que los dirigidos por el chileno Rodrigo Venegas ejercieron ofensivamente en el primer tiempo sobre su rival tuvo sus frutos a los 38 minutos por intermedio de Luján. El joven mediocampista aprovechó que el golero Escobar no pudo contener el balón tras el tiro libre de Richard Spenhay para empujar la pelota al fondo del arco.

La conquista fue un testimonio de lo bien que estaba jugando la academia. Bien parado en defensa y con un medio campo en el que Herrera, Spenhay, Arano y Sánchez sintonizaron para adueñarse de la pelota e impedir que el dueño de casa, que hizo de local en el estadio de Sacaba, no tuviera reacción para hacer daño.

Otra gran jugada celeste fue el del defensor Abraham Cabrera, quien proyectado en ataque y metido entre zagueros rivales, cabeceó solo. De no ser que Escobar estaba bien parado para despejar el remate pudo ser el segundo de la visita.

Blooming era superior en terreno enemigo y esto ocasionó que Migue Ponce, DT aviador, reestructure su equipo en ataque, en el segundo tiempo, con el ingreso de César Menacho, Rodrigo Vargas, Raúl Castro, Serginho y Ramiro Ballivián.

Se la jugó el estratega rojo para revertir el mal resultado, que no se dio porque los celestes demostraron solidez en todos los sectores, cerrándole así todos los caminos a los aviadores que en esta etapa no generaron una sola situación de gol para merecer al menos el empate.

Comentarios