Escucha esta nota aquí

Han pasado 19 años desde que Víctor Hugo ‘Tucho’ Antelo jugó su último partido como futbolista profesional y hasta el momento no se vislumbra un jugador que se acerque a los 350 goles que marcó en el fútbol profesional boliviano en 18 años de carrera deportiva.

Es una marca difícil de superar, ya que el futbolista en actividad que podría conseguirlo es José Alfredo Castillo (Oriente Petrolero), que hasta el final de la pasada temporada sumaba 255 goles en los campeonatos locales. El que se le acercó fue Juan Carlos Sánchez, que hizo 262 en la Liga. Se retiró en 1991.

A ‘Tucho’ le gusta repasar su etapa de jugador y sobre todo contar los días gloriosos que vivió como jugador porque entiende que Dios le dio talento y carácter para asumir la carrera de futbolista como una profesión, que exige mucha disciplina y constancia.

“Todos los partidos los jugaba a un cien por ciento. Jamás llegué disminuido por desvelo o mala preparación física. Quizás en mi época había delanteros con mejores condiciones técnicas que yo, pero considero que hice diferencia porque me cuidaba y era responsable con la profesión que elegí”, afirmó Antelo, quien además contó que luego de salir bachiler su mamá quería que estudiara Medicina, tal como lo hicieron sus tres hermanos.

Su debut en Oriente Petrolero

Y eligió bien Tucho Antelo. Tras un corto paso por Universidad, el club que lo formó, fichó en 1983 en Oriente Petrolero, el club en el que hizo más goles, pues en 1984 convirtió 39 y en 1985 marcó 38. Fue ocho veces máximo goleador de una temporada:  1984,1985 y 1987 (Oriente Petrolero); 1989 (Real Santa Cruz), 1993 (San José), 1997, 1998 y 1999 (Blooming).

Con la academia cruceña fue bicampeón (1998 y 1999). Hizo goles de toda clase y tuvo grandes competidores, especialmente cuando empezó a jugar profesionalmente, pues en esa época hubo temibles goleadores como Juan Carlos Sánchez, Jesús Reynaldo, Raúl Baldessari y Fernando Salinas.

Tucho recordó que llegó a Oriente como ‘10’, es decir mediocampista, y que asumió el rol de delantero debido a que en un partido suplió a Arturo García, que a último momento fue descartado porque había acumulado cinco tarjetas amarillas y el técnico (Eduardo Guilarte) lo puso horas antes del encuentro.

“Fue en 1984 en un clásico. Me pusieron de nueve y marqué tres goles. Al siguiente partido recuperé la ‘10’ porque García ya pudo jugar. Recuerdo que enfrentamos en el Tahuichi a The Strongest, que nos ganaba por 3-1. Como la estábamos pasando mal, el profesor Guilarte me dice que me vaya otra vez de nueve. Resultó porque hice goles y terminamos ganando 4-3. A partir de ese momento me quedé de nueve (delantero de área) y Arturo García fue el once (delantero por izquierda)”.

Tucho tiene mucho para contar de lo que hizo en su etapa de jugador. Su carrera fue intensa, aunque confiesa que tuvo temporadas con poca actividad como la de 1988 -en la que solo jugó cinco partidos porque tuvo problemas con la dirigencia de Oriente Petrolero- y la de 1992, que estuvo parado de enero a septiembre, también por diferencias con la directiva de Blooming.

Aun así, el exgoleador dijo que en 1990 pudo demostrar en el fútbol japonés su capacidad goleadora, pues en el Fujita hizo 22 goles en una temporada.

¿En qué partido marcaste más goles? Le consultamos. “Fue ante Guabirá en 1984. Ganamos por 6-0 y yo hice cinco”, respondió, destacando como inolvidable el gol que le hizo a Boca Juniors el año 2000, temporada en la que el equipo argentino salió campeón de la Libertadores con una gran campaña y solo un partido perdido, contra Blooming, en el Tahuichi por 1-0.

Un año después de esa conquista histórica, Tucho Antelo decidió terminar su carrera profesional, pues en septiembre de 2001, a pocos meses del retiro, asumió como entrenador de Oriente Petrolero y al que sacó campeón nacional. Sin duda, nació para el éxito. La última, ¿por qué no aparecen goleadores de tu estirpe? “Veo poca hambre”, concluyó.