Escucha esta nota aquí

El empate de Martins a los 60 minutos había generado esperanzas de que se podía sacar adelante el partido contra los ecuatorianos, que daban una dura batalla.

El partido estaba 2-2. En ese lapaso, César Farías hizo cambios. Entraron Henry Vaca, Moisés Villarroel y Gilbert Álvarez. Reforzó la zona media y el ataque.

Cuando el equipo nacional se disponía a buscar la victoria se registró el penal de Adrián Jusino y que muy bien aprovechó Carlos Gruezo para decretar la victoria de su selección, que pudo ser más contundente, pues Ibarra estuvo cerca de anotar el cuarto. Una vez más Lampe lo impidió. 

Pudo ser más vergonzoza la derrota.