Escucha esta nota aquí

La segunda división del fútbol alemán protagonizó este sábado un insólito episodio. Era la fecha 11 del campeonato y jugaban Holstein Kiel ante VFL Bochum en el Holstein Stadion cuando el árbitro del cotejo sancionó uno de los penales más inauditos de la historia del fútbol, ya que el autor de la falta fue un jugador suplente.

Minutos antes del final del primer tiempo del partido entre Holstein Kiel y VfL Bochum el congoleño Silvere Ganvoula disparó al arco del equipo local, pero su tiro pasó lejos de la portería. Cuando el jugador de VFL Bochum se lamentaba por el defectuoso tiro, un suplente del equipo rival tocó la pelota antes de que cruce la línea de fondo.

El autor del craso error fue Michael Eberwein, quien calentaba junto a los demás suplentes del equipo alemán. Él introdujo su pie derecho dentro del campo de juego, una situación prohibida por norma FIFA, razón suficiente para que Timo Gerach, árbitro del partido, fuera a revisar la jugada a la pantalla del VAR.

Al corroborar el hecho, castigó la falta con un penal en contra del Holstein Kiel y le mostró el cartón amarillo a Michael Eberwein. Según el reglamento de FIFA, ningún jugador suplente puede tocar el esférico cuando este se encuentre dentro del campo de juego.

El propio Ganvoula se encargó de ejecutar el penal y de transformarlo en el empate transitorio a favor del VfL Bochum. Para fortuna de Eberwein, quien no disputó ni un solo minuto, el Kiel pudo llevarse el triunfo (2-1) en la segunda mitad, con un gol de Janni Serra.