Escucha esta nota aquí

Uno de los más señalados del clásico cruceño resultó ser Leonardo Urapuca, que entró en el inicio del segundo tiempo y que solo jugó cuatro minutos pues luego fue expulsado. La roja vino tras un forcejeo con el delantero de Oriente Petrolero, Juan Carlos Montenegro, que terminó con un corte en la ceja derecha.

Tras la expulsión todos los dardos apuntaron a Urapuca, que dejó con uno menos a Blooming (perdía por 1-0), y que luego terminó logrando una gran victoria por 2-1 con dos goles de Rafinha, en partido de ida por la Copa Santa Cruz, que tendrá su vuelta el próximo domingo. Inmediatamente vino la relación con la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha, que el defensor central le provocó al volante de Oriente, Matheo Zoch, cuando jugaba para Royal Pari, el 1 de mayo de 2019.

Con ese peso encima, Urapuca salió a aclarar este lunes, que no hubo agresión a Montenegro. “El corte se dio cuando vamos a forcejear y él cae. Por si acaso no hubo codazo ni puñetazo, como dicen. No pude esquivarlo y le toqué el rostro con la parte de atrás de la chutera. Ya hablé con Montenegro y él sabe eso”, sostuvo.

Agregó que “lo de Zoch ya pasó. No soy así, por eso la noche del domingo me comuniqué con mi amigo Montenegro, pues nos conocemos desde la convocatoria a las selecciones bolivianas, sub-20 y sub-23”.

Leonardo dijo que lamentaba que pase esto cuando  quiere ganar continuidad. “Estoy tranquilo, pues jugadas como esas se dan, y pasan accidentes, pero nunca con mala intención. Lo sabe Montenegro y por eso hasta nos pusimos a bromear”, concluyó el zaguero, que busca un lugar en el equipo de Miguel Ponce.

Sobre sus compañeros, aclaró que fueron los primeros en darle su apoyo junto al DT Miguel Ponce, pues sabían que fue fortuito lo que había pasado.