Escucha esta nota aquí

El Viceministro de Deportes, Augusto Chávez Becerra, está preocupado por la crisis que afronta la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y ha ofrecido sus buenos oficios para ser el puente en este conflicto que involucra a los vicepresidentes Robert Blanco (División Profesional) y Marcos Rodríguez (División Aficionados) que se disputan la presidencia interina.

"No podemos intervenir. La Federación es una entidad privada. Como Viceministro lo que podemos hacer es actuar como mediadores para que se sienten los dos grupos que están peleando por la cabeza de la Federación y lleguen a un acuerdo por el bien del fútbol boliviano", declaró Chávez.

Con dos Amparos Constitucionales interpuestos en los tribunales de La Paz y de Santa Cruz, respectivamente, que dieron la razón a Blanco y a Rodríguez aumentó la tensión entre la dirigencia. A menos de dos meses para el inicio de las eliminatorias para el Mundial de Catar 2022, Chávez tiene la esperanza que los directivos aúnen esfuerzo en beneficio de la selección nacional que ya se prepara en Santa Cruz.

La primera autoridad del deporte en el país dijo que está dispuesto a conversar con los dirigentes para encontrar un punto de acuerdo a partir del cual reiniciar el trabajo para no perjudicar la preparación de la Selección Nacional, que tiene que enfrentar a Brasil el 9 de octubre en San Pablo y el 13 recibirá a Argentina en La Paz.

"Ante la situación que atraviesa la Federación Boliviana de Fútbol y considerando la imagen del fútbol nacional, pedimos alcanzar certidumbres y resolver diferencias a través del diálogo, anteponiendo los intereses del fútbol boliviano. En este marco, el Viceministro de Deportes expresa su predisposición a colaborar en la construcción de espacios de diálogo", indicó el comunicado que emitió esta entidad.

Respecto a los protocolos de bioseguridad, Chávez informó que cada viernes se lanzará un comunicado biministerial (Salud y Deportes) para dar a conocer que instituciones deportivas y clubes tengan el protocolo de bioseguridad de infraestructura aprobado dentro del plan para regresar a la normalidad.