Escucha esta nota aquí

Hace 51 años se registró en el país una de las tragedias aéreas más tristes. El 26 de septiembre de 1969, el avión cuatrimotor DC-6B se estrelló en la cordillera de los Andes muy cerca de la población minera de Viloco. Llevaba 74 personas a bordo, entre ellos, el plantel del club The Strongest.

El equipo atigrado, que en esa temporada no estaba haciendo buena campaña en el campeonato nacional, había jugado un torneo cuadrangular en Santa Cruz a invitación de la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF) y retornaba a La Paz en un vuelo regular del Lloy Aéreo Boliviano.

A consecuencia del accidente fallecieron 20 jugadores del cuadro de Achumani. Los arqueros Armando Angelaccio Martínez (paraguayo) y Orlando Cáceres Pinaya (paraguayo); los defensores Jorge Tapia Albarracín, Óscar Flores Gorena, Juan Iriondo Angola, Miguel Ángel Porta García (argentino), Julio Alberto Díaz Gutiérrez (argentino nacionalizado que había integrado la Selección nacional en julio y agosto de ese mismo año) y Óscar Guzmán; los mediocampistas Germán Alcázar Saravia, Héctor Marcheti Peirano (argentino), Hernán Andreta Mendoza (argentino), Raúl Farfán Flores y Ernesto Villegas Gonzalez; los delanteros Osvaldo Franco Mancera (argentino nacionalizado), Eduardo Agustín Arrigó González (argentino), Diógenes Torrico Granadino y Fernando Durán Burgos, el director técnico Eustaquio Ortuño Ortuño (ex-arquero del seleccionado nacional), el masajista y utilero Felipe Aguilar Alvarado y el dirigente atigrado José Ayllón Guerra.

El cruceño Rafael Mendoza Castellón era en ese entonces el presidente del club. Con el apoyo de los hinchas atigrados y el apoyo especial de Boca Juniors de la Argentina pudo salir delante de esta complicada crisis, sobre todo del club xeneize que le cedió jugadores que después destacaron como ocurrió con el atacante Luis Bastida.

Se recuerda el accidente de Viloco como la mayor tragedia del fútbol boliviano y una de las mayores del fútbol internacional, a la que se suman accidentes aéreos de equipos como Torino de Italia (1948), Manchester United de Inglaterra (1958), Green Cross de Chile (1961), Alianza Lima de Perú (1987), Selección de Zambia  (1993) y el Chapecoense de Brasil (2016).

Los que se salvaron

Se salvaron de la tragedia el por entonces capitán del equipo, Rolando Vargas, ausente por unos asuntos personales, el paraguayo Luis Gini y el cruceño Marco Antonio Velasco, ambos por lesiones.

Vargas se escapó de este fatal accidente al pedir no viajar debido que había sido expulsado en el último partido oficial.  

También se libraron de este triste episodio el general Alberto Alarcón y el jugador cruceño Marco Antonio Velasco, quienes por diferentes motivos decidieron no abordar el avión en el viaje de regreso para permanecer unos días más en la capital cruceña.