Escucha esta nota aquí

¡Recuperó su lugar! Wilstermann le ganó por 0-2 a Aurora este jueves y sumó 47 puntos, uno más que Bolívar (46), en un partido que tuvo ‘pinta’ de final por la entrega de ambos planteles que objetivos diferentes. Mientras que el equipo del pueblo quedó peligrando en la zona naranja (37), a una unidad de la zona del descenso indirecto.

Un primer tiempo de infarto fue el que se vivió en el Félix Capriles de Cochabamba. La llegada más clara del equipo del pueblo fue la de Miguel Ríos (18’), pero ejecutó mal después de hacer una excelente jugada. Todo estaba parejo, hasta que Manuel Morrello vio la tarjeta roja directa, luego de que le entró con fuerza contra Carlos Melgar cuando la pelota ya no estaba en juego (21’).

Después de estar con ventaja numérica, el aviador arrinconó al celeste, pero su arquero Agustín Cousillas estuvo a la altura de las arremetidas del rojo. Primero se exigió para tapar un potente remate de Melgar (30’), dos minutos más tarde repitió la fórmula que lo dejó tendido por unos segundos en el gramado (32’). En respuesta, los de Mauricio Adorno avanzaron ordenadamente en el contragolpe, pero la ansiedad de Willan Álvarez hizo que le pegue con mala dirección (43). Con el 0-0 se fueron al descanso.

La misma intensidad

En la segunda parte, Adorno decidió el ingreso de Darwin Ríos en lugar de W. Álvarez para darle mayor peso a la ofensiva y así fue. El delantero engranó bien con su hermano Miguel y en el primer minuto remató potente para fusilar a Arnaldo Giménez, pero el balón pegó en el palo.

Después llegaron los intentos de Chávez (56’), pero Cousillas estaba haciendo una labor excepcional. También G. Álvarez (59’) y Ricardo Pedriel, que suplió a Daniel Pérez, tuvieron claras llegadas, pero les faltó estar finos para marcar. En el 67’, otra vez el golero argentino le dijo no a Ballivián. Avisaba el rojo.

La presión del aviador era constante, en una jugada en el área G. Álvarez cabeceó, pero en el rechazo de Cousillas, Chávez aprovechó y la mandó a guardar (77') tras ganarle en la marca a Jaime Villamil. La intensidad no bajaba y, en un contragolpe, Ballivián puso el segundo tras optimizar una pelota que le bajó G. Álvarez. Remató potente y batió a Cousillas (84’). Fue el 0-2 definitivo.

En los últimos minutos, G. Álvarez pudo ampliar el marcador, tras una excelente jugada de Ballivián, pero no le pegó bien. El resultado hizo que los rojos en el estadio Capriles vibren porque cada vez se acercan más al título.