Escucha esta nota aquí

Y la cuarta fue la perdida para Keylor Navas. Tras ganar tres Champions como titular con el Real Madrid (2016, 2017 y 2018), el arquero tico no pudo ampliar su racha en su primera temporada con el París SG, que este domingo cayó 1-0 en la final ante el Bayern Múnich.

"Al 50%", había calificado en la previa Thomas Tuchel las opciones de Keylor de jugar la final. El internacional costarricense de 33 años se había lesionado en cuartos ante el Atalanta (2-1) y se había perdido las semifinales ante el Leipzig (3-0). Su lugar lo ocupó dejando una prestación solvente el español Sergio Rico.

Convertido en la gran incertidumbre del PSG en la cuenta atrás para la final, finalmente aportó la experiencia de sus tres títulos, más que el resto de la plantilla francesa (Di María la ganó en 2014, Neymar en 2015).

En una primera parte convertida en una batalla física, pero con pocas oportunidades, el arquero únicamente tuvo que estar muy atento cuando Robert Lewandowski, autor de 15 goles en esta Champions, rondó el área.

Primero rozó con una estirada un remate a la mediavuelta del polaco que finalmente se fue al poste (22) y a continuación (30) despejó en semifallo un remate de cabeza, dejando suelto el balón, pero reaccionando para quedarse con el rebote.

Con pocas paradas, su participación en el juego se basó en buscar con balones largos la velocidad de su trío de ataque; Di María, Neymar y Mbappé.

Neuer gana el duelo de gigantes

En el silencio de los partidos a puerta cerrada en Lisboa, donde se ha jugado esta inaudita 'Final 8', ha resonado los gritos de Keylor en español, con su voz ronca y potente, ordenando y animando a sus compañeros.

Su otra intervención en el primer tiempo fue un golpe de reflejos en la prolongación para sellar un pase de Serge Gnabry desde casi la línea de fondo (45+1).

Después de que los jugadores del Bayern protestaran al árbitro por no señalar penal en un agarrón de Thilo Kehrer a Kingsley Coman, llegó el descanso. Keylor se marchó al vestuario el último, custodiando y botando el balón.

Menos trabajo tuvo tras el descanso. Pero la única gran ocasión alemana terminó en gol. El antiguo parisino Kingsley Coman acertó con un cabezazo picado desde el área pequeña para batir al arquero.

Finalmente, el combate entre gigantes de la portería lo ganó Manuel Neuer, inmenso en sus enfrentamientos ante Mbappé y Neymar, con su capacidad de aguantar con su cuerpo las acometidas del francés y el brasileño.

El capitán del Bayern levantó su segunda 'Orejona' (anterior en 2013) y a Keylor le tocará esperar para contribuir a la primera en la historia del PSG.