Escucha esta nota aquí

A la tercera no fue la vencida... El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, vio cómo su equipo volvía a quedar apeado el jueves de la Copa del Rey, un trofeo maldito para el francés, centro este viernes de las críticas por su planteamiento ante la Real Sociedad.

"BatacaZZo", "La maldición de Zidane"... La prensa española pone el foco sobre el entrenador francés, que tras sus tropezones también en cuartos contra Celta en 2016 y Leganés en 2018 ha vuelto a caer en el torneo del KO.

 Una Real Sociedad seria, disciplinada y motivada se impuso 4-3 en el estadio Santiago Bernabéu a un Real Madrid, al que de nada sirvió su arreón final, que le permitió rozar la hazaña de la remontada.

 "La adrenalina no cura el desconcierto", titula este viernes el diario AS, que apunta como muchos a las rotaciones hechas por el técnico, especialmente en defensa.

 "Zizou desmontó el muro casi por completo (sin Courtois, Mendy, Varane y Carvajal) y el Madrid encajó cuatro goles ante la Real, los mismos que en los 11 partidos anteriores entre todas las competiciones", afirma el diario Marca, el más leído de España.

 - 'El mejor equipo' –

"Cuando pongo un equipo es porque creo que lo puede hacer bien. Es fácil opinar después", se defendió el técnico del Real Madrid tras el partido.

 "La plantilla está metida, estamos todos juntos aquí, al final, no va a cambiar nada el plan de rotar", añadió Zidane, que tampoco pudo levantar la Copa en las cinco ocasiones en que la jugó como futbolista del Real Madrid.

 Entonces incluso perdió dos finales: el doloroso "Centenariazo" cuando el Deportivo de La Coruña ganó 2-1 al equipo blanco en el Santiago Bernabéu, en el año del centenario del equipo blanco, y en 2004, en que el Zaragoza ganó 3-2 al conjunto merengue.

 El jueves ante los donostiarras, el equipo echó de menos a Casemiro y su contención en el centro del campo, al tiempo que sufrió en defensa las acometidas del delantero sueco de la Real Alexander Isak.

 El nórdico fue una pesadilla, especialmente para Marcelo, que pese a marcar uno de los goles merengues se vio completamente superado.

 "El Madrid fue colectivamente un coladero en defensa, pero el lateral brasileño estuvo especialmente desafortunado", escribe el columnista Antonio Romero en AS.

 Marcelo, uno de los capitanes del equipo blanco, está viéndose relegado habitualmente al banquillo en favor del francés Mendy, pero el jueves Zidane le dio la titularidad, al igual que a Nacho, que también sufrió en las embestidas vascas por su banda.

Tags

Comentarios