Escucha esta nota aquí

China, el primer país que fue azotado por la epidemia del coronavirus y que se vio obligado a ordenar la cuarentena, registró hace algunas semanas un récord de solicitudes de divorcios en las oficinas de registro civil, según informó el diario chino Global Times. Por supuesto, una de las probables causales planteada en el mismo medio es que tales separaciones fueron consecuencia directa de la cuarentena obligatoria. 

Lo cierto es que la mayoría de los países latinoamericanos apenas supera la primera semana de aislamiento, así que los consejos que dos sicólogas  brindaron al medio BBC Mundo sobre el encierro en pareja, podrían evitar que en nuestra región se replique el fenómeno asiático. 

"Al estar encerrados en casa es más difícil relativizar las pequeñas cosas que pasan en el día a día. La ‘mochila se va cargando’ y no hay paseos ni salidas para vaciar el equipaje”, expresa Cecilia Martín Sánchez, especializada en terapia de pareja. En otras palabras, "la cuarentena impide que se liberen tensiones".

Noemí Díaz Marroquín, terapeuta familiar y de pareja, coincide en que la "convivencia forzosa las 24 horas" inhibe “espacios de desfogue, de desconexión”.

Esto exacerba problemas de pareja previos, los cuales “tienden a expresarse cargados con una alta emotividad, lo que hace muy difícil su solución", asegura la especialista.

A continuación, sus consejos.

1. Trabajar por la armonía en el hogar

"En estos días donde todos estamos ansiosos y preocupados es normal que nos surja mayor irritabilidad", dice Martín. Por eso, es importante "tener paciencia hacia la irritabilidad de nuestra pareja y de nuestros hijos. Si ellos también la tienen con nosotros, podremos mantener la armonía en el hogar".

Díaz, por su parte, habla de la importancia de “concentrarse en mantener la estabilidad personal y de pareja cada día”: "Hay que mantener pensamientos positivos, porque la crisis va a pasar".

"No hay que sentirse obligados a interactuar todo el tiempo", dice Díaz. Ambas sicólogas hablan de la importancia de los momentos a solas.

2. Limitar el tema del coronavirus
Las dos sicólogas destacan que es bueno mantenerse informado sobre el coronavirus, pero utilizando siempre fuentes confiables y sin obsesionarse.

Lo mismo sucede con las conversaciones sobre el Covid-19, que Martín recomienda limitar a un máximo de 1 hora por día

"Es necesario desahogarnos y sentirnos escuchados cuando manifestamos nuestras quejas, nuestra preocupación o nuestro enfado ante todo lo relacionado con esta pandemia, pero no debemos dejar que se convierta en el monotema en casa las 24 horas", afirma la profesional.

Y recomienda aprovechar la situación para mantener conversaciones más interesantes. Esto va desde preguntar por metas de desarrollo personal hasta qué animal te gustaría ser.

3. Distribución equitativa de las tareas
Estar en cuarentena implica tener tareas extras en el hogar (como cocinar o lavar) y, en el caso de tener hijos o personas a cargo, asumir roles más activos de cuidado, bienestar y hasta educación.

Incluso cuando hay amor, estar todo el día encerrados en la casa puede generar conflictos. Díaz reconoce que esto "puede favorecer que la atención se distribuya" y baje la potencial tensión en la pareja.

“Pero, por otro lado, en especial cuando hay niños, demandan mucho cuidado, lo que agota a los padres”, afirma Díaz, aclarando que en estas circunstancias son las mujeres quienes suelen resultar con mayor sobrecarga y riesgo para su salud física y mental.

Por eso cree que es importante "distribuir las labores del hogar y el cuidado de los otros en forma equitativa".

4. Hacer cosas que nos gustan (y para las cuales nunca tenemos tiempo)
"Busca tu momento diario para hacer deporte en casa y que cada uno proponga algún juego en pareja o en familia para realizar: juegos de mesa, disfrazarse, hacer entre todos una obra de teatro o sketchs de humor para grabar y enviar a la familia", ejemplifica. Jugar en familia o en pareja siempre es una buena idea para convertir al ocio en diversión.

Díaz, por su parte, también menciona la importancia de "realizar actividades placenteras sin sentirse culpables", como ver películas, leer, jugar, hacer ejercicio o meditar.

5. Conservar momentos de privacidad
"No hay que sentirse obligados a interactuar todo el tiempo", dice Díaz.

En su opinión, hay que respetar los espacios de privacidad, permitiendo que "cada uno tenga momentos solo y se dedique a actividades personales". Para eso es bueno “acordar una rutina diaria en pareja y en forma individual”, recomienda.

Martín plantea “pactar con tu pareja al menos una hora al día a solas para poder hacer lo que tú quieras”. "Si respetamos esos espacios individuales y a solas evitaremos la sobrecarga y la tensión que se genera en esta situación anormal de pasar 24 horas juntos en un espacio cerrado", concluye.

6. Buscar espacios de intimidad para la pareja

Según Martín, estar encerrado no implica matar el romanticismo.

“Se puede aprovechar cuando los niños duermen para fijar ‘citas de pareja, en las que se puede hacer una cena romántica o un baño relajante con burbujas para dos", ejemplifica.

También propone juegos de seducción, masajes o cualquier cosa que ayude a salir de la rutina y recuperar la pasión en tiempos de coronavirus.


Comentarios