Escucha esta nota aquí

La cerveza es una de las bebidas más populares en todo el mundo y Bolivia no es la excepción y desde el año 2007, cada primer viernes de agosto se festeja el Día Internacional de la Cerveza, celebración que se inició en un bar de Santa Cruz, California (Estados Unidos) y que actualmente se le han sumado 207 ciudades de 50 países.

Lo que advierten los investigadores y los médicos es que estos datos no pueden servir de excusa para el consumo en exceso de cerveza, lo que provoca problemas más serios de salud que beneficios.

1. Para el corazón

Los investigadores han encontrado que los bebedores moderados de cerveza tienen un 42 % menos de riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con los no bebedores. Según la Sociedad Brasileña de Cardiología, el consumo en general no debe exceder los 30 g de etanol por día para hombres y la mitad para mujeres. Esta dosis es equivalente a 2 latas de cerveza para hombres (o 1 para mujeres), por ejemplo.

2. Longevidad

Los investigadores del Virginia Tech, de la Universidad Estatal de Virginia (Estados Unidos) descubrieron que los bebedores de cerveza regulares y moderados tenían un 19% menos de probabilidades de morir durante un período de tiempo determinado que las personas que nunca tocan una gota. 

3. Contra el  Alzheimer

Un estudio reciente encontró que el Xanthohumol, un compuesto en el lúpulo utilizado para dar sabor a la cerveza, es capaz de proteger el cerebro de los trastornos degenerativos, como el Alzheimer y el Parkinson.

4.Proteínas y vitamina B

 Desde un punto de vista nutricional, la cerveza contiene más proteínas y vitaminas B que el vino. El contenido antioxidante de la cerveza es equivalente al del vino, pero los antioxidantes específicos son diferentes porque la cebada y el lúpulo utilizados en la producción de cerveza contienen flavonoides diferentes de los de las uvas utilizadas en la producción de vino, según un estudio publicado en Science Direct.

5. Para el estrés y la ansiedad.

El consumo moderado de alcohol puede reducir el estrés y la ansiedad, factores conocidos que contribuyen a las enfermedades cardíacas. Según la Clínica Mayo, el alcohol reduce el riesgo de morir de un ataque cardíaco y posiblemente reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares. 

6. Hidrata

Según un estudio español, una cerveza después del entrenamiento podría ser más eficaz que una botella de agua. Los investigadores pidieron a los estudiantes que hicieran ejercicio hasta que su temperatura corporal alcanzara una temperatura alta y luego los rehidrataron con cerveza y agua. Resulta que las personas que tomaron una cerveza después del entrenamiento estaban un poco más hidratadas que las que tomaron agua.

7.- Coagulación

Los científicos también han demostrado que el alcohol tiene un efecto anticoagulante beneficioso y reduce la tendencia a la formación de coágulos de sangre. El consumo moderado de cerveza está asociado con cambios favorables en el pérfil de lípidos en la sangre.