La prensa española informa que estaría junto a Corinna Larsen en un lujosísimo hotel en los Emiratos Árabes Unidos, invitado por el emir de Abu Dabi

14 de agosto de 2020, 16:38 PM
14 de agosto de 2020, 16:38 PM

Ya van 11 días desde que el rey emérito de España, Juan Carlos I, presentó una carta a su hijo, Felipe VI, en la que le comunicaba que se iba de su país, para no entorpecer su administración monárquica. Al día siguiente se fue y no se supo qué lugar había escogido para su autoexilio.

Inicialmente se dijo que se había ido en auto a Portugal y de ahí tomó un vuelo privado a República Dominicana. Sin embargo, Migración de dicho país caribeño informó que no tenía la identificación de ingreso del exrey y ni el supuesto hotel donde se alojaba, Casa de Campo, lo había registrado. 

Luego se comentó que podría estar en Nueva Zelanda, uno de los países que mejor ha manejado la crisis del coronavirus, con un buen nivel social y alejado de España. Sitio ideal para que el emérito se aleje del 'ojo público'. Pero, la prensa internacional también descartó su estancia en el país oceánico.

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, expresó en Televisión Española que ni él ni sus ministros pueden dar información de Juan Carlos de Borbón, por seguridad. Los únicos que pueden hacerlo es el mismo exrey o su familia.



Recordó que el emérito no ha sido encausado por la justicia española por delitos fiscales, pero que está a disposición de los juzgadores cuando así ellos lo decidan. Mientras tanto, puede estar fuera de su país el tiempo que él desee.

Abu Dabi

Una fotografía publicada por el diario español Nius muestra a Juan Carlos de Borbón bajando de un avión, con cierta dificultad en las escalerillas y con barbijo en la cara. Afirman que era en el aeropuerto de Abu Dabi, donde llegó invitado por sus amigos los soberanos árabes.



El periódico La Vanguardia asegura que el exrey está en los Emiratos Árabes Unidos solo de paso y por algunos días, que su destino final será otro lugar, pero que aún no se sabe cuál es.

Medios españoles, como el Diario de Mallorca, publicaron que Juan Carlos I habría pasado por el quirófano en ese país y estaría junto a "su amiga más fiel desde hace 40 años", aunque evita nombrarla. Sin embargo, el portal MinutoE cita que estaría junto a Corinna Larsen, su supuesta examante.

El exmonarca hispano estaría alojado en el lujosísimo hotel Emirates Palace, situado en la ciudad de Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, cuyo monarca es el emir  Jalifa bin Zayed Al Nahajayan, con quien lo une una amistad desde hace varios años y de donde salieron los 100 millones de dólares causantes de su exilio.

Este complejo hotelero, situado a orillas del golfo Pérsico, fue construido en 2005 y es de propiedad del Gobierno de los EAU, costó tres billones de dólares, es el hotel más caro del mundo y lo administra el grupo alemán Kempinski, informa el diario New York Times.

El Emirates Palace tiene 302 habitaciones, 92 suites y seis apartamentos  exclusivos, utilizados por grandes personalidades mundiales. En una de ellas estaría alojado Juan Carlos de Borbón, con toda su comitiva. El Gobierno español dispuso de una seguridad privada para que lo acompañe en este viaje.

El hotel ha sido construido con mármol y accesorios de metales, entre ellos oro. Las lámparas de todos sus ambientes son de cristales, tiene alfombras árabes y muebles diseñados exclusivamente para el lugar. Posee helipuerto, garajes privados, muelle, jardines, piscinas, spa, restaurantes de lujo, salones de fiestas y otros ambientes exclusivos.

Alojarse en este hotel cuesta desde $us 400 la noche, en una de sus habitaciones simples, hasta $us 11.500 en las suites. La estancia del rey emérito corre por cuenta del gobierno de los EAU.

El rey Felipe VI no responde a las preguntas que la prensa le hace sobre dónde está su padre. En varias ocasiones las ha esquivado y habla de otras cosas, sobre todo en la gira por las regiones autonómicas españolas que ha realizado en compañía de su esposa la reina Letizia y de sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía.