Escucha esta nota aquí

Solo una imagen de Alec Baldwin transmite el tormento que arrastra el ser humano que, por un accidente que aún es investigado, provocó la muerte de otro, que además era su colega y amigo. El jueves, con gran expectativa se difundió la primera entrevista que concedió la estrella de Hollywood al periodista George Stephanopoulos, de la cadena ABC News, sobre el accidente que provocó la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins en el set de la película Rust.

Con el rostro inflamado, la mirada vacía y el llanto a flor de piel, Baldwin dio estremecedores detalles sobre el fatídico accidente que se convirtió en lo peor que le pudo pasar en la vida, el fin de su carrera, pero, sobre todo, en el sufrimiento para un hijo que perdió a su madre y por el que él no puede hacer nada para aliviarlo. 


Hoy, literal, Baldwin dijo que le importa "una mierda" su carrera, que vive atormentado por el accidente, pero dejó claro que él no disparó el arma que mató a Hutchins.

"Me hubiera suicidado si pensara que soy culpable, no lo digo a la ligera", confesó el actor de 63 años.

Baldwin describió por primera vez los hechos del 21 de octubre, cuando ensayaban una toma. "En esta escena voy a amartillar el arma, Quieres verlo?", le preguntó el actor a la directora de fotografía. "Me respondió que sí. Tomé el arma y apreté el martillo. Nunca apuntaría con un arma a alguien y apretaría el gatillo. ¿Lo ves?", añade que le consultó con el revólver en la mano, a lo que ella le pidió inclinar un poco más la mano. 

"No estoy apuntando al lente de la cámara. Sostengo el arma donde ella me dice que la sostenga. Que resultó ser debajo de su axila. (...) Continuamos y entonces empiezo a amartillar el arma. No voy a disparar. Ella dice: 'solo represéntalo, ¿puedes verlo?'. Y luego suelto el martillo de la pistola y la pistola se dispara", agregó. 

Él vio a su colega desvanecerse, pero pensó en un desmayo o un ataque cardiaco antes que en un disparo.

"La noción de que había una bala en esa arma no la comprendí hasta después de 45 minutos o una hora. La gente no entendía si ella había tenido un ataque cardiaco. Cuando ella se cayó, él se cayó (el director Joel Souza). Y él gritaba, yo me preguntaba qué pasó. A todos nos llevaron al parking, y ella estaba en la iglesia. Hasta que estaba en la estación de policía, horas después, que me dijeron lo que pasó", contó.


También reiteró lo que declaró antes, que un técnico le dijo que el arma estaba "fría", lo que significa que estaba vacía.

Al respecto, Baldwin dijo que "alguien puso munición real en esa pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el edificio". "No puedo decir quien fue, pero no fui yo", agregó.

A pesar de estas irregularidades, la estrella descarta cualquier sabotaje o un crimen planificado. "Eso está fuera de la realidad... ¿Cuál sería el móvil? ¿Para atacar a quién? ¿Afectar a quién?", cuestionó el también productor. 

Finalmente, contó que desde el accidente apenas sale de su casa, y que este podría ser el final de su carrera en Hollywood, pero poco le importa.

"Sueño con el accidente constantemente. Me despierto en el momento en que se dispara el arma. No he dormido en semanas. Estoy pagándolo físicamente y me encuentro exhausto", confesó, aunque también resaltó que en este caso él no es la víctima, pero que la Policía deberá resolverlo.

"No soy la víctima. Hay una víctima. Una mujer murió. Mi amigo está herido, porque él es mi amigo. Quiero asegurarme que no piensen que yo soy la víctima. Aquí hay claramente dos víctimas, y no soy yo", concluyó.


Comentarios