Cuando se llega a esa edad, se empieza a perder masa muscular por lo que se debe comer sano. En su mesa no debe faltar verduras, frutas, fibras y lácteos

17 de junio de 2020, 15:11 PM
17 de junio de 2020, 15:11 PM

La alimentación del ser humano tiene sus ciclos. No debe ser lo mismo la comida de un niño, de un adolescente, de un joven y de un adulto. En cada etapa de la vida se requieren diferentes nutrientes, que son fáciles de encontrar para su consumo diario.

Después de los 50 años, el ser humano empieza a perder masa muscular, disminuyen los niveles de vitaminas, ácidos fólicos, minerales y los nutrientes que tiene naturalmente el organismo, por lo que debe ser reforzado con alimentos ricos en dichos elementos. De ahí la importancia de que los adultos se alimenten bien. 

El nutricionista boliviano Cristhian Paz explica que existen cinco tipos de comidas que no deben faltar en la mesa de una persona que pasó los 50 años de edad. Frutas frescas y secas, verduras, lácteos descremados, fibras y algo de carne magra, es decir sin grasa.

Con la combinación de estos alimentos se obtienen ricos platos y sobre todo nutritivos, pues contienen vitaminas, proteínas, minerales y antioxidantes. Una persona adulta, al igual que todos, debe realizar las cuatro comidas elementales diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Consumiendo esos alimentos se ayuda a tener un organismo sano y fuerte, que además puede enfrentar diversos tipos de enfermedades o contagios, como el coronavirus que se enfrenta actualmente.

Verduras: son vegetales que pueden ser hojas, tallos, raíces y bulbos de diferentes colores. Se las puede consumir crudas, en ensaladas, o cocidas, en sopas y otros sabrosos platos. Espinaca, lechuga, acelga, zanahoria, rábano, pepino, cebolla, remolacha, nabo, acelga, coliflor, brócoli, alcachofa, entre otros. 



Frutas: son otros vegetales comestibles obtenidos de plantas cultivadas o silvestres que tienen un agradable sabor que varía del dulce al ácido. Entre las más populares están la manzana, durazno, guineo, papaya, kiwi, naranja, mandarina, guayaba, frutilla, ciruela, manga, limón, piña, pera, chirimoya además de otras.



Lácteos: son los derivados de la leche, que se elaboran manual o industrialmente. Requeridos para fortalecer los huesos. Para el consumo de los adultos se recomienda que sean descremados, es decir que se les quite buena parte de su grasa. Ellos son la leche, yogur, queso y mantequilla.​​



Fibras: son componentes vegetales que resisten a la digestión y absorción en el intestino delgado, que experimenta una fermentación parcial o total en el intestino grueso. Entre los alimentos que contienen fibras está el trigo, los frutos secos y los granos.



Carnes: la blancas, como el pescado y el pollo; y las rojas, entre ellas las de res y de cerdo, pueden consumir los adultos, siempre que sean magras, es decir, sin grasa, en pequeñas porciones y no todos los días. Los pescados sustituyen el aporte nutricional de las carnes.



Los adultos deben consumir abundante agua y jugos naturales de frutas, para hidratar el organismo. Debe evitar las frituras, comidas grasosas, muy condimentadas, embutidos y con conservantes. Es decir que quien llegó a los 50 años tiene que comer alimentos saludables, aconseja Cristhian Paz. (17 JUN 2020)