Escucha esta nota aquí

Sorprendentemente, con más de 30 millones de casos confirmados del nuevo coronavirus en el mundo, de los cuales 943.086 han muerto, algunas personas todavía no toman conciencia sobre la gravedad de la enfermedad, incumpliendo una premisa básica para evitar los contagios, como es el uso del barbijo.

Hoy en día, al salir de la casa es esencial llevar el barbijo puesto, pues en cualquier espacio cerrado, en el transporte público y hasta en la calle pueden encontrarse gotículas del virus del Covid-19 que hubiera despedido una persona enferma al hablar, toser, estornudar, reír o cantar y que pueden ser inhaladas por cualquiera.

Te protegen y tú proteges a los otros, se ha convertido en una medida preventiva y de respeto y valor por la vida propia y la de los demás. 

Para que la protección sea eficiente, es importante evitar cometer los 10 errores más comunes al usar barbijos, algunos identificados por lamasQ, empresa española que los fabrica, y otros que hemos descubierto en las calles cruceñas.

1. Descuidar la higiene de las manos cuando se manipula el barbijo es el error más común. Las manos son el transporte idóneo para las bacterias ya que están en contacto con un gran número de superficies llenas de patógenos. Antes de ponerse y de quitarse, se deben desinfectar las manos con jabón o con alcohol en gel.

2. Quitarse el barbijo para hablar. Todos esos toqueteos para ponerlo en la barbilla, sobre la frente o dejarlo colgando, solo ayudan a contaminarlo o puede ser el desafortunado momento de contagio.

3. Abusar del tiempo recomendado para cada tipo de barbijo. Verificar si son reutilizables o no. Si en la etiqueta aparece la marca R es que son reutilizables y, por tanto, pueden lavarse y desinfectarse. Los quirúrgicos tienen un tiempo recomendado de cuatro horas y luego deben desecharse. Los de tela deben lavarse tras cada uso.

4. Utilizar el barbijo sin cubrir el 100% de las áreas sensibles a la exhalación e inhalación de bacterias y virus. Es importante que proteja bien tanto la nariz como la boca. El error consiste en no cubrir la totalidad desde el puente de la nariz hasta la zona de la barbilla.

5. Llevarlo demasiado holgado por comodidad. Esto provoca que se creen zonas desprotegidas en los laterales de la boca y nariz, y por tanto haya peligro de emitir y absorber bacterias y virus.

6. Almacenar de forma incorrecta el barbijo cuando no está siendo usado. Es común ver personas que cuando se lo quitan, lo guardan en un bolsillo, en la cartera o lo sostienen en el codo. No guardarlo en el lugar adecuado conlleva que se pueda contaminar y perder su función. Se debe cargar una bolsa limpia para ponerlo.

7. Elegir tejidos y materiales que no ofrecen una correcta protección, impiden respirar o que dificultan la correcta transpiración de la piel. Los caseros deben llevar al menos tres capas de tela.

8. Es vital lavar este complemento adecuadamente después de su uso o bien desecharlo si así se requiere.

9. Rociarlos con alcohol o cualquier desinfectante para alargar su uso. Si se trata de los barbijos quirúrgicos u otros médicos, se provoca que la capa impermeable quede inutilizada. 

10. Botarlos en el suelo y en cualquier parte. Es irrespetuoso e irresponsable, pues se tratan de desechos potencialmente peligrosos.