Escucha esta nota aquí

Siete bolivianos han pasado en los últimos cuatro años por las aulas de la mejor universidad del mundo (según el ranking mundial 2019): el Instituto de Tecnología de Massachusetts (EEUU), dentro de un programa dirigido a estudiantes graduados excepcionales de América Latina, denominado Certificado de Posgrado en Logística y Gestión de la Cadena de Suministro (GCLOG, por sus siglas en inglés).

Berthy Vaca Justiniano

La logística consiste en la planificación y control de los productos que se entregan a los clientes en la cantidad, calidad y tiempo correctos, tomando en cuenta el transporte, el almacenamiento, pedidos, inventarios de los productos o la previsión de la oferta y demanda, entre otros.

Y la gestión de la cadena de suministro, son todas las operaciones relacionadas con el flujo de materias primas, productos semielaborados y productos terminados, desde su origen hasta el consumidor final.

Los bolivianos destacados son Agatha da Silva, Jorge Medina, Óscar Olivares, Ángel Gutiérrez, Rodrigo Álvarez, Abril Flores y Ximena Castañón. ¿Cómo llegaron allí? Como todo profesional interesado en superarse, recurrieron al sistema de aplicaciones de MIT llamado GradApply y, por su excelente nivel académico y otras cualidades humanas, llegaron a lo más alto de la élite educativa.

Experiencia valiosa

Abril Flores, una ingeniera industrial graduada en la UMSA de La Paz, actualmente trabaja como analista y coordinadora de logística en Delicia, en la sede de Gobierno, luego de especializarse en 2017 y parte de 2018 en la famosa universidad.

“Estuve en el MIT en 2017 y fui parte de la promoción 2018. Fueron 10 meses de estudio. Todo empezó en 2016, en una conferencia en La Paz, donde un director del programa explicó sobre los proyectos en EEUU, me interesó mucho y decidí aplicar en la primera ronda que se abre a finales de cada año, y logré ser seleccionada. Obtuve conocimientos que se aplican en las industrias y en las academias en el país, enfocados a la investigación y a la mejora de los procesos en cuanto a logística y cadenas de suministros”, manifestó Abril Flores.

La profesional nacional añadió: “El nivel académico es excelente al igual que el nivel de los profesionales. Ha sido un placer y un honor para mí poder participar en el programa y conocer gente tan preparada. He crecido mucho en lo profesional y en lo personal”, dijo la joven que en su última etapa en el MIT terminó siendo auxiliar de un docente para estudiantes de la siguiente generación.

Otra profesional aventajada es Ximena Castañón, que obtuvo una beca del 80% por ser una candidata muy bien preparada. Actualmente trabaja en Estados Unidos.

Un aliado de los nuestros

Hasta el momento, desde la implementación del programa en 2008, se han graduado más de 290 estudiantes de 14 países de América Latina y el Caribe.

La idea es que otros bolivianos sigan la huella de estos siete y, para eso está in situ Sergio Caballero, un ingeniero industrial boliviano nacido en Sucre, que trabaja nada menos que como investigador y docente en el Instituto Tecnológico de Massachusetts desde 2015, quien está empeñado en hacer realidad el sueño de otros compatriotas.

Empero, pisar el MIT no sale gratis. El costo de la matrícula es de $us 10.000, sin contar los gastos del transporte y hospedaje. Sin embargo, hay matrículas preferenciales ($us 8.500) y exenciones de matrícula parcial, en las que Caballero está dispuesto a meter mano para beneficiar a los interesados en aplicar.

“Los estudiantes pueden obtener apoyos económicos de 10%, 20%, 30% y 40%. Esa beca está abierta para Bolivia, el estudiante que aplique y, una vez que sea admitido, puede pedir el apoyo económico”, indicó Caballero.

Datos del programa

El primero es un curso en línea del 16 de mayo al 5 de julio de 2020; un seminario de tres semanas en el campus del MIT, del 12 al 31 de julio de 2020. Un proyecto Capstone (piedra angular) orientado a la investigación que proporciona soluciones aplicadas en el país del estudiante, y un seminario de tres semanas en el campus del MIT en enero de 2021.

“El MIT es una de las mejores universidades del mundo. Si uno se esfuerza, si es persistente y sueña alto, es alcanzable para los bolivianos”, aseguró Caballero.