Escucha esta nota aquí

El madrileño es el disco del momento. Más de cinco millones de streams en las primeras 24 horas, lo convierten en el mejor debut de un artista español en la historia de Spotify (ha sido el primer español que llega al top 10 global de la plataforma).

Responsable de este fenómeno es C. Tangana, el artista español, que comenzó como rapero y se pasó a la música urbana hasta llegar a este disco, que marca una nueva etapa del músico, que ha sido impulsor de la carrera de Rosalía, su expareja.

 _¿En qué momento de tu vida se gesta El madrileño?
El disco nace un poco porque me sentía harto de lo que venía haciendo desde hace tres años. Tenía 27, 28 años y estaba en un momento de mi carrera muy bueno, en el que daba muchos conciertos, tenía colaboraciones internacionales con artistas del urbano, estábamos ‘pegaos’, como quien dice. Y me di cuenta de que mi ambición comercial estaba por otro lado y, aunque hacía lo que me gustaba, no era algo que me llenaba completamente. Entonces, me puse manos a la obra y empezó todo esto, que hoy se llama El madrileño.

_Es un disco que traza puentes en esta época, en la que el contacto es tan mezquino. Si no fuera por la pandemia, ¿qué hubiera sido de El madrileño?
La pandemia me ha ayudado a tomar la decisión de querer ir con este disco, porque yo tenía otro preparado. Me ayudó a darme cuenta de qué cosas merecían la pena realmente. Y lo que hice fue dedicarme a eso.

_Venías de hacer colaboraciones con Natti Natasha y Becky G, ¿qué ocurre en ese trayecto?¿cómo terminas grabando un disco con colaboraciones de la talla de Jorge Drexler, Andrés Calamaro, José Feliciano, Toquiño y los Gipsy Kings?
Lo que quería era enfatizar esta otra parte, a la que me lleva la ambición artística. Efectivamente, si cualquier ejecutivo de la compañía ve el plan de El madrileño, te hubiera dicho que es una locura, que ya estaba a un nivel de estatus y de popularidad y, de repente, me voy para otro lado. Pero yo necesitaba hacer eso, además, está demostrado que a la gente le interesa ver a los artistas con una perspectiva nueva. Es un disco, que tiene una producción similar a la de música urbana, pero con toda una mezcla de estilos y resulta que a mucha gente eso le interesa. Se trata de ser capaces de salirnos del mainstream y ver todo desde afuera. Puede que te gusten las hamburguesas, pero, al final, te hartas de comerlas todos los días, y te das cuenta de que, si alguien se gira para otro lado y mira para otra dirección, la gente también se puede enganchar.

_Uno ve los videos de Nominao y Hong Kong y se nota que se divirtieron con Drexler y Calamaro, ¿qué destacas de haber trabajado con ellos?
Son dos artistas gigantes, para mí son el yin y el yang. Drexler es el intelectual, el profesor, mientras que Calamaro es el rocanrol, la pasión y la desinhibición. Ambos son grandes escritores de canciones y han tenido mucha influencia en mi adolescencia. El tiempo con cada uno es una forma distinta, son completamente diferentes, pero siempre es inspirador. Siento que para ellos también ha sido así; de repente, un chaval que viene de otro sitio y que les propone estas locuras, les ha parecido muy bien.

_Unos de los trabajos en conjunto más exitoso que has realizado es el disco El mal querer, de Rosalía, en el que participas en ocho de los 11 temas, entre ellos el ganador del Grammy, Malamente. ¿A qué atribuyes el éxito de la cantante española?
Para mí era como un secreto a voces que Rosalía iba a tener éxito. Con la primera vez que la escuché y conocí su proyecto y de su visión, me bastó para darme cuenta de que iba a ser una de las principales estrellas de la música española. Yo tenía claro que era algo que tenía que pasar tarde temprano. Por supuesto, como todos los españoles, estoy muy orgulloso por lo que ha conseguido.


Comentarios