Escucha esta nota aquí

Claro, directo y con una voz cálida que parecería que se trata de un locutor, así se escuchó al famoso escritor mexicano Carlos Cuauhtémoc Sánchez Gutiérrez (56), que habló hoy al empezar la tarde en el programa Aquí estoy, que conduce la periodista Linda González por EL DEBER Radio 103.3. Fueron solo 25 minutos de charla, que se aprovecharon muy bien por el contenido de la misma, en los que habló principalmente de la realidad que vive el mundo y cómo enfrentarla.

Cuauhtémoc Sánchez es un reconocido hombre de letras de 56 años, que ha escrito 35 libros, la mayoría de ellos verdaderos éxitos de ventas, que forman parte de la llamada 'literatura reflexiva e inspiracional', que tiene notable éxito en el mundo hispano.



Contó que pese a las restricciones de la pandemia está bien, sobre todo con salud y al lado de su familia, que actualmente es lo que más importa. Dijo que se vive una época de adversidad, por lo que se debe reinventar casi todos los días para salir adelante y enfrentar a la realidad. 

Sobre cómo reponernos de la adversidad, comentó que todos hemos tenido pérdidas en esta época de coronavirus, unos más que otros, algunas económicas, pero también de vidas de familiares, y sabe que es difícil reponerse. Cuenta que hace pocos meses su padre falleció víctima del Covid 19, que fue algo terrible, pero era su realidad.

"Cuando hay una pérdida siempre hay una ganancia, nunca viene sola esa situación", dijo. Contó que el fallecimiento de su progenitor fue doloroso y al mismo tiempo hermoso, porque le dio la oportunidad de conocerlo más, fue una despedida de "hasta pronto, porque nos volveremos a reencontrar", expresó.



Comentó que la muerte, a la que todos vamos a llegar porque es inevitable, es una transición. Dijo que con su padre se perdonaron, se sinceraron, expresaron todo lo que sentían, y todo ello fue muy bueno para ambos.

"El coronavirus me quitó físicamente a mi padre, pero me entregó un ser de luz que llevo en mi mente y en mi corazón", manifestó el escritor mexicano.

También explica que muchas de las cosas que nos preocupan en la vida no son importantes. Ni el trabajo, ni la plata, ni nada superficial se comparan con aspectos como la salud, a la que se le debe dar total prioridad, pues es una de las llaves que lleva a la felicidad. También la familia, quienes son los únicos que de verdad nos soportan, igualmente debe ser prioridad.



Manifestó que la felicidad no es una meta, es una forma de vida, que se la disfruta a cada instante, pues es lo cotidiano. Cuando se está satisfecho con uno mismo, cuando se está contento con lo que se hace, se llega a la casa y se duerme con tranquilidad, es entonces que se puede decir que una persona es feliz.

Dice que para alcanzar la plenitud como seres humanos frente a la adversidad nunca debe haber resignación, ni depresión, ni quedarse solo en la protesta. "Todos los problemas tienen solución, se debe enfrentarlos, tomar lo que sirve y desechar lo que no conviene. Hay que cambiar el entorno para llegar al ideal de convivencia", comentó.

Confesó que siempre quiso ser escritor, que desde niño lo hace, que una vez su abuelo le dijo "mi hijo, lo que hace es un literato es escribir, hágalo, escriba". Y así se animó y salió su primer libro Un grito desesperado, cuando tenía 28 años.

A Carlos Cuauhtémoc se lo podrá escuchar en una conferencia magistral virtual como parte del proyecto Mujer líder, que dirige Lilian Soria, y que tendrá lugar el sábado 15, de 9:00 a 18:00, junto a otras conferencistas bolivianas y latinoamericanas. Quienes quieran asistir a la misma pueden adquirir sus boletos en la página web mujerlider.online o al celular 75004028, el precio es de Bs 105 por persona.

Comentarios