Escucha esta nota aquí

El autor de Niña camba y otros  temas populares  del folclore nacional, César Espada, será el protagonista de la retreta virtual “La voz del alma”, que este jueves 22  de octubre se transmitirá a través de Facebook Live en la cuenta que tiene en la red social el Gobierno Autónomo Municipal. La presentación se iniciará a las 21:00.

El compositor orureño ofrecerá una velada de lujo con temas de su propia autoría en el que no faltará el taquirari “Niña camba”, que tiene más de 500 versiones de artistas nacionales e internacionales.

Espada, que radica en Santa Cruz desde hace ya varios años y luego de pasar varias décadas en México, recibirá un homenaje  a su trayectoria de  parte de la Alcaldesa interina, Angélica Sosa.

Un referente de la música nacional

César Alberto Espada Morales, ingeniero de profesión, y músico compositor de vocación, ejecutante de la guitarra, charango y en su juventud de los instrumentos de viento andinos, es uno de los compositores más destacados de Bolivia, residió en México desde los años 70, para luego regresar a Bolivia hace algunos años.

Su herencia musical en el folclore es innegable, ya que su familia materna es del norte de Potosí, donde él pasó parte de su infancia, en un pueblo (Sacaba) de una gran riqueza musical, escuchando instrumentos de viento: las tarkas, los pinquillos, los julajulas y los zampoñaris o sicuris y el criollísimo charango, siendo éste último una característica principal de la región.

En su adolescencia fundó y dirigió la agrupación  La Tropilla de Acharal,  con intérpretes de música folclórica argentina básicamente, incursionó también en la música peruana. Confiesa ser admirador de la genialidad del brasileño  Antonio Carlos Jobim y del argentino  Astor Piazzola; por sus viajes realizados al caribe, Puerto Rico, República Dominicana, encontró otro rumbo para su inspiración, de ahí su actual preferencia por la música en ritmos como la salsa, el merengue y la cumbia.

Participó en innumerables discos, como ejecutante de la guitarra, charango y quena, acompañando a los artistas más famosos, hoy consagrados, de la época, además de haber compuesto temas para grupos mexicanos y de otros países.