Escucha esta nota aquí


La visión

Lleva el nombre de aquel poeta italiano que inmortalizó la ‘Divina Comedia, una de las grandes obras de la literatura universal. Y se apellida Pereyra. Él es el papá de César Martín y Octavio Andrés, dos chicos que ‘saltaron’ a YouTube con ‘Ingeniería y Robótica entre hermanos’, un canal que enseña sobre principios de Ingeniería, Robótica, Electrónica, Mecánica y Programación.
Los nombres de los muchachos también tienen una razón de ser.

César y Octavio eran dos emperadores romanos. Andrés se refiere al extinto presidente de Bolivia, Andrés de Santa Cruz y, Martín, al libertador argentino José Francisco de San Martín. Dante creció en un mundo lleno de libros y ciencia, porque su madre fue profesora de Historia durante más de 40 años. Se convirtió en ingeniero comercial y en experto de las telecomunicaciones. Cuando trajo a este mundo a sus hijos quiso darles otro tipo de educación y es por eso que poco a poco los sumergió en la Robótica.

“En Bolivia todos pelean por los recursos naturales y se olvidan que nuestro mayor potencial es el recurso humano. Los padres deberían pensar en cómo maximizar la formación de sus hijos. Deberíamos pensar, también, en tener un Silicon Valley como en EEUU, porqué no”, relata.

Y así compartió con sus chicos la educación Steam, cuyas letras encierran grandes conocimientos en Science, Technology, Engineering, Arts y Mathematics. Para envolver a César y a Octavio en este mundo, Dante usó ciertas claves con el paso de los años.

La formación

Dante es paceño. Tiene 41 años y es papá soltero. Su madre, Elga Salazar, le ayudó en la crianza de sus niños. Cuando sus dos nietos ‘vieron la luz’ en la urbe cruceña, su progenitor ya tenía pensado cómo presentarles el mundo. César y Octavio tenían siete años cuando veían películas de ciencia ficción y se divertían con otro tipo de juguetes. Iban conociendo poco a poco la Ingeniería Civil, con cajas de arena e incluso tenían sus propios cascos. Dante invirtió un poco más y les compró juegos Steam; así los chicos armaban sus robots y los programaban, como ellos deseaban.

Hoy, César tiene 12 y Octavio, 10. Se paran ante la cámara para YouTube y hablan fácilmente de las bondades de la Ingeniería y de la Robótica. Dante edita las grabaciones y las ‘cuelga’ en el canal. Ya publicaron unos 31 videos.
También están en Facebook, Twitter y la red del momento, Instagram.

Estos pequeños en potencia han ido explorando la lógica y el pensamiento analítico. Usan piezas de la compañía de software y hardware, Arduino, y de Lego Mindstorms. La empresa mexicana Crea Robot vio sus videos y les provee materiales. También les dicta un Diplomado Internacional en Robótica.

El colegio Alexander von Humboldt de Santa Cruz los becó y en 2021, César ingresará a segundo de secundaria y Octavio, a sexto de primaria. Ambos siempre han sido buenos estudiantes y en reiteradas veces fueron los abanderados en los desfiles cívicos. Pero, detrás de esos rostros de angelitos, se forman dos ‘monstruos’.

La vida normal

“Papi, nadie nos vio. Esto no está funcionando”, les decían sus hijos a Dante. Cada vez que subían un video, no había muchas reacciones y el dúo de hermanitos se entristecía. Se lanzaron a la fama el 14 de mayo de 2020 en
plena pandemia.
Hoy, las visualizaciones aumentaron y ellos ya sonríen.
César y Octavio aprendieron a separar su tiempo para la diversión, las clases y la producción de sus clips. Pero, no todo gira en torno a las redes sociales. 

Miran un colorido animé japonés como cualquier niño en Netflix o juegan
‘Minecraft’ en Xbox. Eso sí no están ‘colgados’ en el celular. Se alimentan saludable y llevan una vida normal. Octavio juega básquetbol y César muestra su destreza en rugby. Pronto lanzarán otro canal que se llamará ‘Ciencia y Matemáticas entre Hermanos’ y una plataforma educativa virtual para maestros. 

Sus videos capturan a más adeptos día a día. “La idea no es monetizar sino desarrollar el conocimiento de los chicos”, dice su papá. Eso, a un solo click. Eso, para ellos, es hacer patria. 



Para saber

Amos de las redes. Los niños bolivianos son edutubers, un término que identifica a los nuevos influencers de la educación en YouTube.

Cursos de programación. 
Un proyecto futuro es trabajar con niños de orfanatos y colegios rurales. El sábado 31 de octubre iniciarán con transmisiones en vivo para hablar sobre Programación. A las 17:00, por YouTube y Facebook. 

Comentarios