Escucha esta nota aquí

Con espacios interiores pequeños y acceso a exteriores limitados, vivir en un departamento con mascotas no deja de ser un desafío y si es que no se logra una buena adaptación sería un grave problema tanto para el animal, como para la persona o familia responsable de su crianza. 

Sin embargo, vale la pena hacer ese esfuerzo, ya que la convivencia con una mascota, lo han confirmado varias investigaciones, ayudan a combatir la soledad, la depresión, la ansiedad y otros problemas sicológicos. Aquí algunos consejos para convivir con ellos en edificios de departamentos. 

Adecuar el espacio

Aunque lo ideal es tener animales que no requieran de muchos cambios de ambiente, es importante considerar que son seres que necesitan cuidados y tienen necesidades. Por ello, resulta necesario eliminar jarrones, mesas centrales e incluir sofás y camas más resistentes. Además de eliminar objetos que ofrezcan riesgo. Es importante hacer uso de juguetes que los mantengan distraídos, especialmente cuando necesitan estar solos en casa. Esto puede evitar que estén tristes y destruyan los muebles.

Paseos

Los tutores de perros conocen la rutina de sacarlos a pasear. Sin embargo, cuando vives en un departamento esta necesidad aumenta y los recorridos deben ser diarios e incluso más de una vez. Dos salidas son ideales para que la mascota no se estrese, con una duración mínima de media hora. 

Si hay una zona del edificio donde juegan otros perros es bueno sincronizar los tiempos para que tu mascota tenga compañía en los momentos de diversión, pero lo más frecuente es llevarlos al parque más cercano, donde es casi seguro que encontrará compañía. Los perros tienen la costumbre de vivir en grupo y quieren estar cerca de sus dueños y de otras mascotas el mayor tiempo posible. 

“Sobre todo en Santa Cruz hay que tener especial cuidado con las razas que sufren mucho con el calor, que son los perros braquicefálicos, es decir los que no tienen nariz larga, los ñatos, como por ejemplo los bulldog francés, pekinés o boston terrier. A esas razas les hace muchísimo daño el calor y pueden morir por insolación. A esos les aconsejo que se los saque a pasear cuando no haya altas temperaturas, incluso si es necesario unas tres veces al día”, explica la veterinaria Ximena Ballivián.

Protectores en las ventanas 

Caso contrario es el de los gatos, para ellos sacarlos a pasear les puede resultar estresante. El problema con ellos es que a pesar de haber sido domesticados durante más de diez mil años, los gatos siguen conservando la herencia genética de cazadores de sus antepasados. Independientemente de si están en el suelo o en el piso 20, si escuchan algún ruido o ven algún movimiento extraño, intentarán saltar encima de él. 

Por lo tanto, es necesario instalar protectores en todas las ventanas del apartamento. Los que viven en un piso con terraza, por ejemplo, tienen que tener el doble de cuidado de no dejar la ventana abierta.

 “Muchos se caen porque sus propietarios no tienen cuidado de poner protección, porque pueden distraerse tratando de cazar un pajarito. Recibo con frecuencia gatos con este tipo de accidente, dice la responsable de la veterinaria Sudamericana.


Convivencia 

Si bien el condominio no puede prohibir a los residentes tener animales, es necesario conocer las reglas de convivencia para que tu mascota viva de acuerdo a ellas. Si el condominio no permite que los perros y gatos anden sueltos por los pasillos o hagan sus necesidades en el patio o el jardín interno del lugar, lo mejor es organizarse para llevar a la mascota a hacer ejercicio diariamente fuera de las instalaciones del condominio y sacarlos a pasear cuando estén haciendo demasiado ruido. 

No se olvide de leer las reglas que tiene el edificio antes de alquilar un departamento y llevar allí a sus mascotas. Eso le evitará problemas con los otros vecinos.

 Lugar para dormir 

Es muy importante que todas las mascotas tengan un lugar específico para dormir. Los propietarios deben educarlos a diario, desde el principio, para que aprendan a dormir en ese rincón reservado. De nada sirve dejarlos libres y después de un tiempo querer cambiar este hábito.

 También es importante delimitar el espacio para las mascotas, que puede ser en el lavadero, por ejemplo, siempre que no haga demasiado frío. La idea, aquí, es hacer estos lugares acogedores para que ellos puedan recuperar sus energías. 

“Hay muchas personas a las que les gusta dormir en el mismo cuarto con sus perros y gatos. No me parece mal, pero tienen que estar desparasitados y con todas las vacunas y normas de higiene que indica el veterinario”, explica Ballivián. En el tema de la higiene es necesario mantener una atención extra y una rutina de limpieza eficiente para que el ambiente no sea propicio para el desarrollo y transmisión de enfermedades. Los recipientes de alimento y agua deben lavarse con frecuencia para evitar la proliferación de bacterias y hongos.

 Reflejos de sus dueños 

La veterinaria Ximena Ballivián tiene más de 30 años de trabajo en el cuidado de animales y ella explica que sus años de experiencia le han confirmado de que las mascotas son el reflejo de sus propietarios “Ellos captan muchísimo el temperamento de los tutores y absorben mucho eso, entonces cuando un animal es muy nervioso, hiperactivo o con problemas de comportamiento es porque la armonía que lo rodea es igual. Yo veo cómo es el animal y veo en qué ambiente vive”, asegura la veterinaria y eso es algo a tomar en cuenta para que su mascota viva feliz. 


Comentarios