Escucha esta nota aquí

De grandes ojos azules, poco cabello, de buen porte (1,80 m), serio como todo un caballero inglés, pero con buen sentido del humor cuando es necesario, el actor Jude Law, de 47 años, contó en un programa de televisión británico que a principios de esta semana nació su sexto hijo, fruto de su relación sentimental con la sicóloga Philippa Coan.

El periodista le preguntó que había hecho en la cuarentena por el coronavirus. Él con mucha seriedad dijo que había cuidado el jardín de su casa en Londres, que había leído mucho, que vio televisión, "ah, y fui padre por sexta vez. Philippa dio a luz esta semana, eso ha sido lo mejor que me ha pasado recientemente", dijo el actor.

En mayo pasado se supo que sería nuevamente padre, pues se lo vio en la calle con Philippa, que tiene 32 años y se le notaba su estado de embarazo. Estaban primero paseando por el norte de Londres y luego de compras en un centro de abastecimiento, informó el diario español El País. 

Law no contó detalles del nacimiento de su bebé, sobre si era niño o niña, ni como se iba a llamar. Ahora Jude tiene seis hijos, fruto de relaciones con cuatro mujeres. Ellos son Rafferty (24), Iris (20), Rudy (18), Sofía (11), Ada (5) y el nuevo bebé.



El actor dijo que le gustan los niños y las familias grandes, que quisiera tener un hijo más, que adora a sus chicos, que son lo más importante en su vida. Expresó que cuando sabe de historias tristes de niños, cuando ve en la televisión reportajes sobre guerras, desgracias naturales o simplemente narraciones con menores desamparados, le dan ganas de llorar.

Confesó que es un buen padre, que si bien no vive o está todo el tiempo con sus hijos, siempre se preocupa de que estén bien. Los llama, hablan y cuando pueden se reúnen y pasan algunos días juntos. Dice que a sus chicos nunca les falta nada, sobre todo el amor de su padre.

La estrella le contó al diario The Guardian que se identificó mucho con el personaje que interpretó en el filme El tercer día, en el que un padre lucha por sus hijos y da todo lo que tiene para que ellos estén bien y sean mejores que él.



A pesar de que Jude Law tiene una apariencia de hombre serio, sus allegados dicen que es muy alegre y coqueto. Ha tenido romances con varias de sus compañeras de trabajo, entre ellas Nicole Kidman, Sadie Frost y Sienna Miller.

En 2005 el actor británico fue protagonista de un escándalo, cuando su novia, Sienna Miller, con la que ya estaba comprometido para casarse, le contó a la prensa de que terminaron su relación porque descubrió que él tenía relaciones íntimas con la niñera de sus hijos, Daisy Wright, en su propia casa, que después aceptó la infidelidad y pidió disculpas.

En mayo de 2019 Jude Law y Philippa Coan se casaron, en una ceremonia que tuvo lugar en Londres, a la que asistieron sus familiares y varios de sus amigos. En la misma fiesta el actor dijo que le gustaría tener más hijos, pues estaba al lado de una mujer que ama, que le dio estabilidad a su vida, publicó el diario The Telegraph.

De visita en Bolivia

En 2004 la revista People eligió a Jude Law como el hombre más guapo del mundo y casi todos los años integra la lista de los 100 elegidos por dicha publicación estadounidense. Además de actor de teatro, cine y televisión, ha protagonizado varias campañas publicitarias de ropa y de perfumes.

Este actor británico fue invitado por la Cervecería Boliviana Nacional CBN a visitar Bolivia en febrero de 2015, para participar del Carnaval de Santa Cruz de la Sierra y de Oruro.

Llegó con un equipo de seguridad que en algunas ocasiones no dejó que disfrute de todas las celebraciones ni que la gente se le acerque. Ellos estaban preocupados por su integridad, "ese es su trabajo", dijo después el artista en una entrevista en un canal de televisión.



Law estuvo en el corso cruceño, en un palco acondicionado especialmente para él y su comitiva. Desde allí pudo ver un poco de la fiesta grande camba, bailó y se tomó algunas fotos. También disfrutó del Carnaval orureño, en donde igualmente recibió muchas muestras de cariño del público.

El entonces presidente Evo Morales lo recibió en el Palacio de Gobierno en la ciudad de La Paz, donde se armó una fiesta para darle la bienvenida. El primer mandatario le entregó varios obsequios típicos de Bolivia, entre ellos un poncho de Tarabuco.